UNA BEBIDA A BASE DE BROTES DE BRÓCOLI ES SEGURA PARA LA FUNCIÓN DE LA TIROIDES

El sulforafano (1-isotiocianato-4-(metilsulfinil) butano) es una sustancia natural redox que pertenece al grupo de los isotiocianatos y está presente en los alimentos y específicamente en vegetales de la familia de las crucíferas como el brócoli. Estos vegetales contienen varios glucosinolatos que incluyen glucorafanina (glucosinolato de 4-metilsulfinilbutilo), el precursor del sulforafano, que se convierte en sulforafano activo a través de la actividad catalítica de la enzima mirosinasa. Uno de los objetivos moleculares mejor caracterizados del sulforafano es la activación del factor de transcripción nuclear Nrf2. La activación de este factor de transcripción por el sulforafano, promueve la regulación ascendente transcripcional de una batería de genes que actúan en la defensa antioxidante, detoxificante y otros mecanismos de protectores celulares. Por lo tanto, las preparaciones a base de brotes de brócoli se consideran productos naturales prometedores para la prevención de enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo, pudiendo prevenir el inicio o transcurso natural de las enfermedades.

Recientemente se ha descubierto que en un cultivo de células foliculares tiroideas, el sulforafano regula directamente el nivel de ARNm y la abundancia de proteína de la tiroglobulina (TG), el precursor de las hormonas tiroideas. Lo hace activando el Nrf2, que a su vez se une a dos ARE en un potenciador “upstream” conservado del gen que codifica la TG.

Además, se sabe que cuando los ratones con interrupción del Nrf2 criados en entornos genéticos permisivos de autoinmunidad, tienden a desarrollar un síndrome autoinmune sistémico relacionado con la edad, aunque no se ha reportado si la glándula tiroides también se ve afectada. Estos hallazgos plantean la posibilidad de que la exposición a largo plazo al sulforafano, o a otras sustancias naturales o fármacos que modulan la actividad del Nrf2, pueden conducir hacia una disfunción tiroidea y causar hipotiroidismo, hipertiroidismo o enfermedad autoinmune de la tiroides, poniendo en duda la seguridad de las intervenciones con sulforafano o productos que contienen sulforafano.

Un pequeño número de estudios en humanos y en animales, revisados por Felker et al. y Latte et al., han planteado dudas sobre los posibles efectos de los extractos de productos naturales que contienen glucosinolatos e isotiocianatos en la función de la glándula tiroides. Esto se basa principalmente en la inhibición competitiva potencial del simportador de sodio/yodo por el ion tiocianato, lo que podría conducir a una disminución de la importación de yodo y, por lo tanto, a una síntesis reducida de las hormonas tiroideas, lo que resulta en hipotiroidismo. Sin embargo, un estudio a largo plazo que abordó el efecto de la adición de 8 mg de tiocianato en la leche consumida diariamente durante 12 semanas en voluntarios sanos, no mostró ningún efecto sobre los niveles de la hormona tiroidea, y todos los sujetos permanecieron eutiroideos.

La síntesis de goitrina a partir de progoitrina, que se puede detectar en el brócoli en pequeñas cantidades, en realidad es facilitada por la mirosinasa, la misma enzima que convierte la glucorafanina en sulforafano. A pesar de que los niveles circulantes de goitrina después del consumo de brócoli no se han medido directamente en humanos, se sabe que su administración  puede afectar la absorción de yodo por la tiroides. Un antiguo ensayo clínico sobre el efecto de 150 g coles de Bruselas cocidas administradas a humanos durante 4 semanas, no mostró cambios en las pruebas de la función tiroidea; los autores especularon que esta falta de actividad de las coles de Bruselas cocidas se debe a la inactivación durante la cocción de la mirosinasa, la enzima metabolizadora de los glucosinolatos. Estos resultados sugieren que el tipo y el grado de preparación durante la cocción pueden afectar el contenido de estas sustancias; por lo tanto, los resultados de los estudios pueden variar según la formulación específica y el método de preparación empleado. Este efecto bioquímico (luego verificado por otros estudios) es una de las razones por las cuales se ha realizado el estudio.

El presente trabajo realiza un análisis retrospectivo de un subconjunto de muestras de suero recolectadas durante un ensayo clínico que se realizó desde mediados de octubre de 2011 hasta principios de enero de 2012 en la comunidad agrícola del municipio de He-He, Qidong, China.  De 1025 individuos de entre 21 y 65 años, fueron elegibles unas 300 personas. Solo 130 personas completaron el ensayo recibiendo bebidas con placebo y 137 recibiendo la bebida con brotes de brócoli durante 84 días consecutivos (12 semanas). Solo se analizaron las muestras de 45 mujeres repartidas equitativamente entre los dos grupos.

Características y preparación de la bebida de brócoli y placebo

Los brotes de brócoli se cultivaron a partir de semillas BroccoSprouts especialmente seleccionadas. El extracto acuoso contenía aproximadamente 5mM de glucorafanina, el precursor de sulforafano, y se liofilizó a un polvo rico en glucorafanina que contenía 329 µmol/g de glucorafanina según lo evaluado por HPLC. Este extracto acuoso hidrolizado se liofilizó en un polvo rico en sulforafano que contenía 202 µmol/g de sulforafano, lo que representa el 91% del contenido total de isotiocianato en el polvo. Para preparar la dosis diaria de extracto de brócoli germinado o placebo para los participantes del estudio, se disolvieron 360 g de glucorafanina y 24 g de polvo rico en sulforafano en agua estéril. La dosis diaria individual fue de 600 µmol de glucorafanina y 40 µmol de sulforafano. El placebo contenía los mismos componentes líquidos más 1% de melaza para enmascarar el color.

Se recogieron muestras de sangre del día 0 y del día 84 (último día) de todos los participantes del estudio. Se midieron la TSH sérica, tiroxina libre (fT4), tiroglobulina (TG), anticuerpos anti-TG y anti-peroxidasa antitiroidea (anti-TPO).

Cuando se analizó el conjunto de datos (línea de base y final del tratamiento) mediante ANOVA bidireccional de medidas repetidas, ni el tiempo ni la asignación del grupo de tratamiento ni su interacción tuvieron un efecto significativo sobre los niveles de TSH. Del mismo modo, ni el tiempo ni la asignación al grupo de tratamiento ni su interacción tuvieron un efecto significativo en los niveles de fT4. Además, el porcentaje de pacientes con hipotiroidismo subclínico (TSH elevada con fT4 normal) no fue diferente entre los dos grupos antes o después del tratamiento. Tomados en conjunto, estos resultados indican que la función tiroidea en general no se ve afectada al consumir la bebida de extracto de brote de brócoli.

Debido a que se ha demostrado que el Nrf2 controla la expresión del gen de la TG, se midieron los niveles de tiroglobulina para evaluar un posible impacto de la bebida brotes de brócoli. Dado que los anticuerpos anti-TG pueden interferir en el ensayo de medición de la TG, solo los sujetos con títulos de anticuerpos anti-TG dentro del rango de referencia fueron retenidos en estos análisis. A pesar de una diferencia casi significativa entre los dos grupos de asignación de tratamiento, ni el tiempo ni su interacción con la asignación del grupo de tratamiento tuvieron un efecto significativo en los niveles de la TG. Estos resultados indican que la bebida de extracto de brócoli no afecta los niveles de la TG en suero.

Debido a que este estudio retrospectivo está anidado dentro de un ensayo clínico, existen ciertas limitaciones. A pesar de ellas, los datos proporcionan pruebas sólidas a favor de la seguridad en lo que respecta a la glándula tiroides. Una posible explicación es que, bajo el régimen de dosificación específico utilizado en el estudio, la glándula tiroides puede no estar expuesta a concentraciones sustanciales de sulforafano; claramente, este no es el caso para otros tejidos. Si el sulforafano llega a la tiroides y activa el Nrf2 en las células foliculares de la tiroides, entonces la hipótesis alternativa sería que la tiroides tiene mecanismos que pueden evitar que dicha activación del Nrf2 afecte la maquinaria de síntesis de hormonas y finalmente la función de la glándula. Se cree que existen mecanismos de autorregulación en las células foliculares tiroideas que pueden compensar la reducción de la actividad del Nrf2. Mientras tanto, puede ser prudente evaluar la seguridad tiroidea de los complementos alimenticios a base de plantas caso por caso, porque los efectos pueden variar dependiendo de la planta utilizada y la preparación del extracto, y por lo tanto puede no ser seguro sacar conclusiones de estudios previos utilizando diferentes enfoques.

En conclusión, el presente estudio ha mostrado que la ingestión diaria de una bebida de extracto de brotes de brócoli durante 84 días no tuvo un efecto nocivo sobre las pruebas de función tiroidea o las medidas de autoinmunidad tiroidea, proporcionando evidencia a favor de la seguridad de las estrategias de quimio prevención controlada que se dirigen a la activación del Nrf2 para proteger contra las exposiciones ambientales y otras patologías relacionadas con el estrés oxidativo y la inflamación.

Chartoumpekis DV, Ziros PG, Chen JG, Groopman JD, Kensler TW, Sykiotis GP. Broccoli sprout beverage is safe for thyroid hormonal and autoimmune status: Results of a 12-week randomized trial. Food Chem Toxicol. 2019 Apr; 126:1-6.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *