MANEJO DE LA ENFERMEDAD DE PARKINSON CON MEDICINA AYURVÉDICA: PLANTAS MEDICINALE

La enfermedad de Parkinson (EP), es el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente: afecta alrededor de 7-10 millones de personas en todo el mundo.  La deficiencia de dopamina (DA) manifiesta unos rasgos característicos: bradicinesia, temblores y rigidez. La principal causa de la EP – deficiencia de dopamina- es el resultado de la degeneración de las neuronas nigroestriadas dopaminérgicas del cuerpo estriado. El daño neuronal se atribuye a los depósitos fibrilares de la α-sinucleína mal plegados. Estos son considerados similares a los priones que desencadenan la apoptosis en las neuronas. Los cuerpos de Lewy intracitoplasmáticos, formados a partir de tales enredos de “priones”, son lesiones cerebrales patognomónicas de la EP.

Las estrategias convencionales del tratamiento están dirigidas a incrementar el nivel de DA estriatal. Esto se logra a través de un aumento en el suministro del precursor (levodopa) o por una inhibición de la degradación de DA por la monoamino oxidasa (MAO). Sin embargo, a medida que progresa la degeneración neuronal, se necesita un aumento constante de la dosis de levodopa. Con dosis más altas, los efectos secundarios de la discinesia y la distonía comprometen los beneficios y limitan el tratamiento médico.

Simultáneamente, hay una búsqueda de investigación para detener o retrasar la progresión mediante un diagnóstico precoz y la mejora del daño a las neuronas, apuntando al proceso patogenético básico.

El enfoque de la terapéutica actual es buscar la mejora de los síntomas motores clínicamente dominantes de la EP. Pero ahora, existe un creciente reconocimiento de las características no motoras de la EP, las cuales también necesitan atención. Estas características son trastornos del sueño, estreñimiento, disminución cognitiva, depresión, miedo, ansiedad, problemas de vejiga, cambios de peso, fatiga y pérdida de energía, hipotensión y problemas sexuales. Estos pueden ser dominantes en un número considerable de pacientes, y pueden afectar a la calidad de su vida. La EP también tiene síntomas de pre-enfermedad como estreñimiento y pérdida del olfato, expresión facial reducida, voz baja, cambios en el sueño, mareos que preceden meses o décadas antes del diagnóstico clínico de la EP. Existe un amplio margen para aprovechar las modalidades de la terapéutica ayurvédica tanto para las características no motoras como para la pre-enfermedad.

La medicina ayurvédica tiene un enfoque individualizado, basado en los factores agni-dosha-dhatu-mala específicos de la patogénesis, así como del desequilibrio dominante en esa persona. Según los autores, hay al menos tres beneficios clínicos que se obtienen de la medicina ayurvédica para una mejor gestión de la enfermedad:

1.- Reducción de la incidencia y gravedad de los efectos secundarios de la terapia convencional
2.- Mejora de los síntomas no motores
3.- Mejora del proceso  neurodegenerativo desde la etapa prodrómica hacia adelante.

Entre las plantas medicinales, la más utilizada es Mucuna pruriens.

Mucuna pruriens L.

Actividad terapéutica y seguridad

Mucuna pruriens L. (MP), también llamada “cowhedge” recibe este nombre por sus tricomas espinosos que impedían que las vacas dispersas entraran en las granjas. Además de ser una fuente natural de levodopa, las semillas de M. pruriens tienen ventajas adicionales en la mejora cognitiva, reducción en la discinesia, mejora del estado de ánimo y un aumento de la libido. Su seguridad se ha establecido en los seres humanos, incluso a dosis muy altas de 15-30 g en el transcurso de 12-20 semanas.

Estudios clínicos

Existe un producto estandarizado de las semillas de la planta, con 74% de L-dopa (HP-200), con el que se realizó un estudio clínico multicéntrico y abierto con 60 pacientes con EP, durante 12 semanas. Hubo mejoría significativa tanto en la Escala Unificada de Clasificación de la Enfermedad de Parkinson como en la estadificación de Hoehn & Yahr. La formulación fue bien tolerada.

En otro estudio aleatorizado, controlado, doble ciego, cruzado en un ensayo clínico con M. pruriens se evaluó si MP como terapia de sustitución, era mejor tolerada y equi-efectiva en pacientes que sólo habían respondido levemente a la levodopa convencional, con un aumento de la discinesia. Los pacientes fueron distribuidos al azar en tres grupos: a) levodopa/carbidopa 200 mg / 50 mg; b) 15 g de M. pruriens (equivalente a 100 mg de levodopa/500 mg de levodopa);  y c) 30 g (equivalente a 200 mg de levodopa/carbidopa o 1000 mg de levodopa pura). Se encontró que la  M. pruriens tuvo un inicio de acción más rápido, y más tiempo sin un aumento concomitante de discinesias en comparación con la  levodopa.

Farmacocinética de levodopa después de la administración de M. pruriens

La rápida descarboxilación periférica de la levodopa a dopamina reduce la disponibilidad de esta a través de la barrera hematoencefálica. Las grandes dosis de levodopa también pueden inducir náuseas. Por lo tanto, el inhibidor de descarboxilasa carbidopa o benserazida se añadió a la  levodopa en 1975. Se ha sugerido que las discinesias resultan no tanto como consecuencia de la levodopa, sino tanto por el inhibidor de la dopa descarboxilasa-carbidopa. Se postula que las discinesias observadas clínicamente son de hecho causadas por la inactivación irreversible de la vitamina B6 por la carbidopa.

M. pruriens sin benserazida alivió el parkinsonismo con discinesias significativamente reducidas. M.pruriens puede tener una ventaja específica de la eficacia con una reducción en las discinesias.

La variabilidad de los ingredientes, incluida la levodopa, en muchas formulaciones comercializadas de M.pruriens es un reto para integrar y traducir de forma óptima su uso clínico en la EP. Existe una necesidad de más información sobre biodisponibilidad de las formulaciones y estandarización de las semillas.

Ventajas de M. pruriens más allá del contenido de levodopa

Observaciones clínicas adicionales y el posible beneficio cognitivo han planteado interrogantes sobre la posibilidad de otros bioactivos en la planta además de la levodopa. Los estudios experimentales han demostrado actividad anti-parkinsoniana de los extractos que estaban libres de levodopa.

Se ha demostrado que la M. pruriens puede ejercer una actividad antioxidante y quelante de metales. Se encontró que la neuroprotección está asociada con un aumento de la actividad del complejo mitocondrial I. Estos autores atribuyen el efecto neuroprotector tanto al NADH como a la coenzima Q10 presente en M. pruriens. La coenzima Q10 es un antioxidante que parece retardar la progresión de la EP.

También se comenta que M. pruriens es un ‘Rasayana‘ bajo los principios ayurvédicos. Los Rasayanas son intervenciones farmacológicas y no farmacológicas que restauran y rejuvenecen tejidos específicos, sistemas corporales o el organismo en general. Clásicamente un Rasayana es definido por Charaka como una intervención que incrementa la longevidad, la memoria, la salud, la piel y  mejora cualidades sensoriales. Han sido de interés en enfermedades inmunológicas, crónicas inflamatorias y degenerativas.

Otras modalidades ayurvédicas: Panchakarma – Equilibrar la purificación

La Ayurveda tiene tres enfoques principales en las estrategias de tratamiento:

1.- Yukti Vyapashraya que implica Shaman y Shodhan. Estos incluyen la tranquilidad y la eliminación de los doshas alterados con la dieta, las drogas (Shaman) y ciertos procedimientos de equilibrio (Shodhan)
2.- Sattwavajaya es el proceso de fortalecimiento de la mente a través de la meditación y el yoga
3.- Daiva Vyapashraya se compone de invocar a las deidades superiores, influencias planetarias etc para la curación.

A menudo, estos tres principales enfoques se utilizan de forma integrada. En caso de EP, dos de los cinco procedimientos Panchakarma merecen una mención especial: Basti (enemas con aceites y decocciones) y Nasya/tabaquismo (instilación nasal de líquidos a base de aceite y líquidos acuosos y fumar una preparación herbal). Ambos son utilizados tradicionalmente por vaidyas en la gestión de la EP.

Sobre los tratamientos Panchakarma (Shodhan) existen estudios clínicos con resultados positivos sobre la utilización de enemas de aceites, sudoración, purgación etc…como medidas coadyuvantes  en pacientes con EP. Uno de los motivos por los cuales se utilizan enemas de aceite, es que la EP produce estreñimiento, el cual suele aparecer años antes de que se manifieste por completo la enfermedad.

El sistema nervioso entérico y la microbiota, también están implicados en la evolución de la enfermedad. En un reciente estudio sobre microbiota realizado en 72 pacientes, se encontró que los pacientes con EP tenían una población reducida de la familia Prevotellacea. La inestabilidad postural se ha relacionado en muchos pacientes con incremento de Enterobacteraceae. Por otro lado, el papel de la serotonina es emergente en esta enfermedad, donde se está viendo una pérdida progresiva de neuronas serotoninérgicas, precedidas de una pérdida de neuronas dopaminérgicas. Si el 90% de la serotonina se produce en el intestino, el papel de la modulación de la microbiota a través de enemas y purgaciones, según diversos autores, puede ser interesante estudiarlo en un futuro.

Otras plantas medicinales ayurvédicas

Las plantas medicinales se pueden utilizar con total seguridad para tratar los mecanismos que conducen a la neurodegeneración, como la agregación de monómeros de alfa-sinucleína, el estrés oxidativo, el daño mitocondrial, la excitotoxicidad, la implicación del sistema de ubiquitina-proteasoma (que degrada las proteínas no deseadas), la activación microglial -astrocítica (equivalente cerebral de las respuestas inmunes de macrófagos) , muerte celular programada mediante apoptosis y otros mecanismos, y toxicidad por hierro.

Estas plantas son:

Withania somnifera (L.) Dunal

Planta bien conocida y ampliamente utilizada por Rasayana en Ayurveda. Se puede encontrar como un polvo de raíz, formulaciones tradicionales y extractos estandarizados. Recientemente, en un estudio de Fase 1 en voluntarios sanos, se demostró que W. somnifera aumentaba la fuerza muscular. En otro estudio, el extracto de la raíz de W. somnifera aumentó la dopamina y otros productos de la vía de la catecolamina, normalizó el marcador de peroxidación de lípidos (TBARs) y aumentó los antioxidantes endógenos como glutatión y glutatión peroxidasa. La mayoría de los estudios con W. somnifera usan las raíces, pero curiosamente incluso sus hojas han demostrado mejorar el daño oxidativo en un modelos murinos.

Curcuma longa L.

Las raíces de Curcuma longa L. en neuroprotección han sido ampliamente estudiadas, especialmente los curcuminoides. La propiedad más interesante de la curcumina en la EP es evitar la agregación de monómeros de alfa-sinucleína en oligómeros que forman los cuerpos de Lewy, evaluados en un modelo in vitro.

En un estudio, la suplementación a largo plazo (tres meses) de cúrcuma redujo la pérdida de neuronas de la sustancia nigra. En otro, se observaron beneficios adicionales: reducción del agotamiento de la dopamina, inversión de la proteína ácida fibrilar glial (producida por astrocitos durante la degeneración) y reducción de citocinas proinflamatorias.

La asociación de Curcuma longa Linn y Mucuna pruriens L. (DC) es muy frecuente en el contexto de la neuroprotección relacionada con la EP. Pero también son plantas ampliamente utilizadas la Centella asiatica (L.) Urb y Convolvulus pluricaulis Chois para la mejora de la memoria, Saraca asoca (Roxb.) Willd. y Withania somnifera (L.) Dunal para mejorar el estado de ánimo, Dalbergia sissoo DC para la formación ósea, Withania somnifera (L.) Dunal y Sida cordifolia (L.) para incrementar la función y masa muscular y Tribulus terestris L para mejorar el tono de la vejiga. El potencial neuroprotector y potenciador de la cognición de las plantas utilizadas en medicina ayurvédica ofrece una ayuda para los trastornos neurodegenerativos y el deterioro de la cognición  relacionados con el envejecimiento.

Fuente: Pathak-Gandhi, N., Vaidya AshokD.B. Management of Parkinson’s disease in Ayurveda: Medicinal plants and adjuvant measures. Journal of Ethnopharmacology 197 (2017) 46–51

PLANTAS Y PREPARACIONES A BASE DE PLANTAS CURCUMA QUERCETINA Y OTRA PLANTAS

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% de la población en los países en desarrollo depende de las plantas tradicionales para sus necesidades de salud.  Con el aumento de la resistencia de los microorganismos (bacterias, virus y parásitos) a la terapia antimicrobiana estándar, se están volviendo a explorar tratamientos alternativos, especialmente a base de plantas. Por ello, se ha realizado una búsqueda en la literatura, sobre todo en la etnomedicinal, donde se documenta varias de estas plantas con actividad antiviral de amplio espectro.

La búsqueda se ha realizado en bases de datos de patentes y en bases de datos de artículos científicos. La investigación se ha elaborado a partir de plantas previamente reportadas por su papel en la prevención/tratamiento de enfermedades virales. La mayoría de estas plantas tienen componentes activos como las flavonas, los alcaloides y los polifenoles, que juegan un papel importante contra los virus. En la Tabla 1 se resume las plantas con acción antiviral más importantes, con su mecanismo de acción y componentes activos contra diferentes virus.

Plantas medicinales chinas para el tratamiento de la rabia. Patente No. CN 200510003108.

Es una composición que incluye Mylabris (coleóptero), raíz de alforfón salvaje y menta como fuentes principales.

La preparación farmacéutica generalmente implica hervir todos los componentes vegetales en 50-100 ml de alcohol durante unos minutos. Esta preparación se llama Erwu, es muy segura para el consumo y se puede administrar en cualquier tipo de mordedura, ya sea por gatos o perros, con o sin rabia.

Fitoterapia para tratar y prevenir la rabia. Patente No. CN 200510032451.

Este medicamento a base de plantas se prepara con agua de arroz lavado (85–90%), endodermis de la raíz de Ulmus pumila (5–10%) y endodermis de la raíz de Betula luminifera Winkl (4–6%). Esta preparación se recomienda para consumo de hasta tres veces al día durante tres días consecutivos. Esta preparación también ha demostrado eficacia en la etapa de parálisis de la rabia y el régimen de dosificación recomendado es tres veces al día durante siete días consecutivos.

Fitoterapia china para tratar y prevenir la rabia. Patente No. CN 200810030881.

Esta preparación consta: Angelica sinensis (6–20 partes), ruibarbo chino (10–20 partes), naranja amarga (10–25 partes), flor de crisantemo (10–25 partes), raíz de costo (10–25 partes), raíz de Saposhnikovia divaricada (6– 10 partes), raíz de hilo de oro (3–15 partes) y raíz de Rehmannia (10–20 partes). Otro protocolo para la preparación incluye los otros ingredientes en su respectiva proporción en peso: Asarum sieboldi (10–15 partes), Bupleurum (10–15 partes), flor de madreselva (10–20 partes), lobelia china (10–20 partes), hierba de ajenjo dulce (15–20 partes) y espora de helecho trepador japonés (15–20 partes) entre otros. Este medicamento a base de hierbas tiene las ventajas de ser estable a temperatura ambiente, no inyectable y sin efectos secundarios graves.

Extractos de Dioscorea. Patente No. US 20090041803.

Este extracto es una composición inmunogénica que contiene un agente antígeno y un agente adyuvante, en donde el agente adyuvante contiene un extracto que se prepara a partir del tubérculo de cualquier especie de Dioscorea como D. batatasD. ecneD. alata L., D. pseudojaponica D. alata L. varPurpurea. Su uso no se limita solo al tratamiento de enfermedades víricas tales como infección por un adenovirus, herpesvirus (VHS-I, VHS-II, CMV o VZV), poxvirus (molusco contagioso), picornavirus (rinovirus o enterovirus), ortomixovirus ( virus de la gripe), paramixovirus (parainfluenza, virus de la parotiditis, virus del sarampión y virus respiratorio sincitial (VSR)), coronavirus (SARS), papovavirus (virus del papiloma, como los que causan verrugas genitales, verrugas comunes o verrugas plantares), hepadnavirus (Virus de la hepatitis B), flavivirus (virus de la hepatitis C o virus del dengue), o retrovirus (lentivirus como el VIH). Esta preparación también se puede usar como un complemento dietético, alimento saludable o bebida saludable para la prevención del deterioro del sistema inmunitario. También tiene uso en el tratamiento de una amplia variedad de enfermedades bacterianas, fúngicas y neoplásicas.

Composición antiviral. Patente No. EP19850109500; Archivado el 19 de agosto de 1987

Se describe métodos y composiciones de preparaciones a base de plantas para inhibir la actividad infecciosa de los virus mediante el uso de lectinas. En particular, incluye lectinas obtenidas de Sambucus nigraSambucus racemosa y Sambucus ebulus para inhibir la actividad de los virus envueltos. La patente informa que las lectinas actúan: (a) uniéndose a los viriones y aglutinando partículas de virus, evitando así su penetración en las células; (b) uniéndose a la superficie celular bloqueando de ese modo los sitios receptores de virus en la pared celular; (c) modificando la superficie de la pared celular, evitando la liberación de réplicas virales; y (d) interferiendo con la replicación intracelular de virus. Las lectinas pueden administrarse por vía oral o parenteral en composición líquida. Esta formulación ha demostrado ser efectiva contra el virus de la gripe en modelos in vitro e in vivo.

Extracto de astrágalo. Patente No. GB 0612025.7; Archivado el 16 de junio de 2006

Esta patente describe un nuevo producto antiviral para el tratamiento de la hepatitis C y su proceso de fabricación. Más particularmente, se refiere a un conjunto de tres plantas (fruto de cardo mariano, extracto seco de raíz de salvia china, extracto seco de fruta de Schisandra) con Astragalus membranaceus que exhibe actividad antiviral contra el virus de la hepatitis C (VHC).

En una investigación adicional, se descubrió que A. membranaceus era realmente el responsable de la actividad anti-VHC.

Extractos de plantas para el tratamiento de infecciones virales. Patente No. US 5989556;

Las cuatro mezclas de plantas AeginetiaeBlechniLespedezaePolygonum cuspidatum, Forsythiae fructus y Ligustri, exhiben una eficacia excepcional para el tratamiento de portadores del virus de la hepatitis B humana y pacientes con hepatitis C. El régimen de dosificación para estas mezclas de hierbas varía de 0,4 a 120 g por día personalizando según el sujeto. La frecuencia de administración es al menos tres veces al día, preferiblemente como administración en bolo, debido a su mayor eficacia. Las mezclas de plantas también exhibieron actividades antivirales in vitro contra el virus de la leucemia murina (MULV) y el VIH.

Sustancias antivirales de material cuticular y epicuticular de plantas. Patente No. US 20030206974.

Esta patente incluye el material cuticular y epicuticular de los tallos, frutos y hojas de las siguientes plantas: Malus pyrus, Citrus, Lycopersicon, Brassica, Cucumis, Prunus persea, Vaccinium, Arctostaphylos, Olea, Nicotianum, Quercus, Eucalyptus, Rhododendron, Ilex, Eriobotrya, Salix, Copernicia, Euphorbia, Pedilanthus, Syagrus, Cocos, Attalea, Stipa, Glyceria, Saccharum, Myrica, Rhus, Sapium, Ceroxylon, Linum, Agave, Cannabis, Raphia, Coccus, Ligustrum, Fraxinus, Benincasa, Ricinus, Rubus y Melaleuca. Se han evaluado muestras de capas cuticulares y epicuticulares de estas especies contra el VHS-1, VIH-1 y HCMV.

MECANISMOS DE ACCIÓN DE LAS PLANTAS ANTIVIRALES

En tabla complementaria 1, se muestran varias plantas con acción antiviral. La razón más importante podría ser la presencia de una gran cantidad de fitoconstituyentes como polisacáridos, triterpenos, ácidos fenólicos, alcaloides, proteínas y péptidos, proantocianidinas, antraquinonas, etc., con actividad ya establecida frente al virus del herpes simplex (VHS).

Los ácidos fenólicos representan un amplio grupo de compuestos químicos que comprenden flavonoides, taninos, triterpenos, saponinas, ligninas, etc., que han reportado propiedades anti- VHS Para citar algunos, los flavonoides como la quercetina 3-O-rutinósido, kaempferol 3-O-rutinósido y kaempferol 3-O-robinobiósido derivado del extracto etanólico de Ficus benjamina exhibe una acción inhibitoria potente contra la infección por VHS, elagitaninos (Hippomanina A contra VHS -2 y Geraniin contra VHS -1 y 2), aislado de Phyllanthus urinaria y saponinas tales como saponinas triterpenoides de tipo oleanane extraídas de hojas de Maesa lanceoladas contra el VHS -1. Las relaciones estructura-actividad han revelado que la actividad anti- VHS provocada por los compuestos fenólicos de las plantas es directamente proporcional al número de grupos hidroxilo presentes en su estructura química. La reducción del número de grupos hidroxilo reduce la actividad contra el VHS -1.

Pasando a las proteínas, Stellarmedin A, una glucoproteína aislada de Stellaria media, ha demostrado un potente efecto inhibitorio sobre la replicación del VHS -2 y Trichosanthin, una proteína inactivadora de ribosomas tipo 1 aislada de la planta china Trichosanthes kirilowii, se ha observado que regulan a la baja las proteínas quinasas mitogénicas activadas p38 (MAPK) y Bcl-2 en células infectadas con VHS -1, inhibiendo así la replicación viral.

El alcaloide vegetal, la berberina aislada del rizoma Coptidis de la planta herbal china, ha demostrado que previene la penetración del VHS -1 y VHS -2. Los mecanismos de acción más definidos son la inactivación de partículas virales, la inhibición de la adsorción y penetración viral, la inhibición de la replicación viral y la inhibición de la síntesis viral de proteínas.

Discutiendo el mecanismo no convencional de acciones de la actividad anti-VHS, hay algunos hallazgos interesantes relacionados con otros fitocosntituyentes. La curcumina, un compuesto fenólico aislado de la especia cúrcuma, inhibe la expresión del gen viral y suprime la actividad de la histona acetiltransferasa de las proteínas coactivadoras transcripcionales, lo que finalmente interfiere con la replicación del virus. Otro mecanismo explorado para la actividad anti-VHS es mediante el empleo de competidores de moléculas de superficie celular. Por ejemplo, el ácido chebulágico y punicalaginas aisladas de Terminalia chebulata actúan compitiendo con el VHS -1 para unirse a los glicosaminoglicanos de la superficie celular, inhibiendo así la unión viral y la fusión. De esta forma, estas moléculas pueden inhibir tanto la entrada viral como la propagación de célula a célula después de la infección.

La quercetina, por otro lado, se ha encontrado que actúa inhibiendo la replicación viral, sin embargo, no tiene ningún efecto sobre los procesos de inserción y entrada viral.

La mayoría de plantas antigripales funciona inhibiendo la actividad de la hemaglutinina viral o la neuraminidasa. Se ha observado que el extracto de raíz de Pelargonium sidoides exhibe actividad anti-gripe A a través del mecanismo mencionado anteriormente. El extracto acuoso de Taraxacum officinale también exhibe actividad contra la gripe A, sin embargo, el mecanismo propuesto es diferente.

En los fitoconstituyentes que actúan frente al virus sincitial respiratorio (VSR) encontramos el ácido quebálgico y punicalaginas de Terminalia chebulata que inhiben la entrada temprana del virus y la inactivación de partículas de virus libres. Sin embargo, estas moléculas no afectan la transmisión del virus de célula a célula.

Además de las plantas mencionadas, existen ciertos fitoconstituyentes con una potente actividad antihepatitis B. La saikosaponina C de la especie Bupleurum es una de esas moléculas con potencial para inhibir la expresión del HBeAg y la replicación del ADN del VHB. Varios otros fitoconstituyentes también han mostrado actividad contra el virus de la hepatitis B, sin embargo, su mecanismo de acción aún no está claro. Para la hepatitis C, la mayoría de las fito-moléculas individuales estudiadas e informadas, tales como curcumina, epigalocatequina-3-galato, ladaneina y telimagrandina I, todas de diferentes especies de plantas, exhiben un mecanismo de acción casi similar. Todas estas moléculas funcionan evitando la entrada viral, que puede estar mediada alterando la fluidez de la envoltura del VHC o inactivando las partículas de virus libres.

La naturaleza siempre ha brindado a la humanidad todo lo que necesita, por lo que ha inspirado a los científicos a desarrollar compuestos a base de plantas. Sin embargo, debido a los desafíos asociados con el diseño de moléculas antivirales de fuentes vegetales naturales, el ritmo y el progreso de la investigación antiviral de esta fuente siempre se ha visto obstaculizado. Sin embargo, la tendencia parece cambiar, como se ve en el creciente número de informes sobre métodos de preparación para extractos adecuados y necesidades específicas. Otros obstáculos que se enfrentan los investigadores son la variación de lote a lote entre las plantas y la disponibilidad constante de material vegetal en grandes cantidades. Sin embargo, a través del diseño adecuado de los protocolos de validación de métodos, los extractos de plantas pueden estandarizarse con respecto a su composición química. Además, con una planificación adecuada, se puede iniciar el cultivo de plantas a gran escala para garantizar un suministro sin obstáculos de material a base de plantas. Algunos productos naturales antivirales que han llegado a ensayos clínicos, especialmente contra el VIH y el VHC son calanólidos A y B, DCK (PA-334B), ácido 3,5-DiO-cafeoquinínico, MX-3253, 4-metilmbeliferona, Bevirimat, Sho-shaikoto H09 y Sutherlandia frutescens, que es una clara indicación de la tendencia y la perspectiva cambiante en los investigadores.

No existe cura para la mayoría de las enfermedades virales, p. SARS-CoV, Dengue, Hepatitis B, y entre las que tienen una terapia, hay algunas condiciones virales que exigen una terapia de por vida, con un costo enorme del régimen de tratamiento. Teniendo en cuenta los efectos secundarios y la no viabilidad económica asociada con la quimioterapia antiviral, las moléculas antivirales o los extractos de fuentes de plantas podrían considerarse una alternativa viable, presentando así un amplio alcance para la exploración y la investigación.

Ganjhu RK, Mudgal PP, Maity H, Dowarha D, Devadiga S, Nag S, Arunkumar G.  Herbal plants and plant preparations as remedial approach for viral diseases. Virusdisease. 2015 Dec;26(4):225-36. doi:10.1007/s13337-015-0276-6.