SUPLEMENTOS ALIMENTICIOS INMUNOESTIMULANTES, ANTIOXIDANTES Y ANTIINFLAMATORIOS

Varios nutracéuticos tienen una capacidad probada de mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico, tener efectos antivirales, antioxidantes y antiinflamatorios. La agrupación de algunos de estos fitonutrientes en la combinación correcta, en forma de suplemento alimenticio, puede ayudar a estimular el sistema inmunológico, prevenir la propagación del virus, evitar la progresión de la enfermedad a una etapa grave y reprimir aún más la hiperinflamación, proporcionando apoyo tanto profiláctico como terapéutico contra la COVID-19.

PATOGENIA DEL COVID-19

Los detalles de la patogenia de la infección por SARS-CoV-2 aún no se conocen con claridad. La evidencia disponible sugiere que la patogenia de la infección se puede clasificar en dos fases. Fase 1: una fase asintomática con o sin virus detectable. Fase 2: Fase sintomática con alta carga viral. El virus entra en el epitelio de las vías respiratorias después de unir su proteína S1 a los receptores ACE2 y la activación posterior por la proteasa transmembrana celular, serina 2 (TMPRSS2). Juntas, estas acciones dan como resultado una fusión de la membrana viral y liberación de su ARN en la célula huésped. Después de su entrada, el virus inhibe o retrasa la respuesta inmune del INF tipo 1 del huésped mientras inicia su replicación dentro de las células. La replicación viral, a su vez, desencadena la activación de monocitos, macrófagos, granulocitos que resulta en la condición hiperinflamatoria descrita como “tormenta de citoquinas” con la secreción masiva de citoquinas como interleuquina (IL)-1, IL-6, IL-8, IL-12, factor de necrosis tumoral (TNF)-α, etc. Esto da como resultado una hiperinflamación de los tejidos y la consiguiente fibrosis tisular y neumonía. Los estudios también indican la participación del estrés oxidativo en la patogenia de la COVID-19. La evidencia disponible sugiere que la infección por SARS-CoV-2 causa estrés oxidativo directamente al incrementar la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS) e indirectamente al suprimir la defensa antioxidante del huésped mediada por el factor nuclear Nrf2.

Las citoquinas elevadas también desencadenan la inducción de ácido hialurónico sintasa-2 (HAS2) endotelial en células epiteliales alveolares (tipo 2) y fibroblastos. Lo más importante es que la molécula clave de ácido hialurónico (HA) tiene una alta capacidad de unión al agua de hasta 1000 veces su peso molecular. Quizás la acumulación de líquido en los pulmones podría ser la razón por la que las imágenes de tomografía computarizada (TC) del pulmón en pacientes con síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) muestran la presencia de manchas blancas distintivas llamadas vidrio esmerilado. La mayoría de las autopsias han demostrado que los pulmones infectados están llenos de gelatina líquida transparente, que se asemeja a los pulmones de un ahogamiento húmedo.

ESTRATEGIAS PARA CONTRARESTAR LA INFECCIÓN POR SARS-COV-2 MEDIANTE SUPLEMENTOS ALIMENTICIOS.

Desde el punto de vista de la prevención, la fase 1 es crucial ya que los individuos en esta etapa son portadores, pueden propagar la infección sin saberlo. El manejo de los individuos en la fase 1, junto con el montaje de una respuesta inmune adaptativa específica y el uso de antivirales, es fundamental para prevenir la entrada del virus, la replicación y la progresión de la enfermedad a la fase 2. Por lo tanto, las estrategias globales pueden incluir la administración de antivirales externos o suplementos alimenticios que estimulan el sistema inmunológico. Durante la fase 2 de la infección, además de mantener el estado general de salud de los pacientes afectados, la línea de tratamiento puede estar enfocada en adaptar las estrategias incluyendo el uso de suplementos nutricionales que puedan suprimir el estrés oxidativo en curso, la inflamación aguda y las tormentas de citocinas para evitar la destrucción y el daño causado a los tejidos afectados. En resumen, además del tratamiento sintomático, las estrategias para contrarrestar la infección por SARS-CoV-2 son estimular la respuesta inmune en la fase 1, mientras que suprimirla en la segunda fase podría ser eficaz (ver Figura 1).

Figura 1.- Representación esquemática de la patogenia de la COVID-19. La infección por SARS-CoV-2 comprende dos fases: (1) Fase de portador asintomático. (2) Fase inflamatoria sintomática. Las estrellas negras indican la etapa en la que los suplementos alimenticios pueden contrarrestar la patogenia del COVID-19. La flecha de la izquierda indica el progreso de la infección. HAS2: ácido hialurónico sintasa-2 endotelial; HA: ácido hialurónico.

SUPLEMENTOS ALIMENTICIOS INMUNOESTIMULATES, ANTIOXIDANTES Y ANTIINFLAMATORIOS CONTRA LA COVID-19

Varios estudios indican que muchos suplementos nutricionales de diversas plantas, frutas, raíces y verduras pueden reducir el riesgo o la gravedad de una amplia gama de infecciones virales al estimular la respuesta inmunitaria, especialmente entre las personas con fuentes dietéticas inadecuadas y también por sus funciones antiinflamatorias, captadoras de radicales libres y viricidas. Estos nutrientes se pueden reutilizar para mitigar los efectos patológicos inducidos por la infección por SARS-CoV-2. Por lo tanto, el uso de compuestos naturales puede proporcionar un apoyo profiláctico y terapéutico alternativo junto con la terapia para la COVID-19. En la siguiente sección se describen los efectos beneficiosos de algunos de los nutrientes.

ZINC

El zinc (Zn) es un metal esencial involucrado en una variedad de procesos biológicos debido a su función como cofactor, molécula de señalización y elemento estructural. Regula la actividad inflamatoria y tiene funciones antivirales y antioxidantes. Los estudios muestran que la deficiencia de Zn aumenta el estrés oxidativo, el TNF-α,  la expresión de la molécula de adhesión de células vasculares (VCAM)-1 y causa una remodelación del tejido pulmonar, que puede ser parcialmente revertida con una suplementación de Zn. También puede modular la entrada viral, la fusión, la replicación, la traducción de proteínas virales y la gemación de virus respiratorios. Speth y col. demostraron que la exposición a Zn (100 µM) reduce la actividad de la ACE2 humana recombinante en pulmones. Se demostró que los cationes Zn2+, especialmente en combinación con piritiona que es un ionóforo de Zn, inhiben la actividad de la ARN polimerasa del coronavirus del SARS al suprimir su replicación. Los estudios han demostrado que la suplementación oral de Zn reduce la aparición de infecciones respiratorias agudas en un 35%. Acorta la duración de los síntomas similares a los de la gripe en 2 días y mejora la tasa de recuperación. Se considera un tratamiento de apoyo potencial contra la infección debido a sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y antivirales directos.

VITAMINA D

La vitamina D (VD) es una vitamina liposoluble que juega un papel vital en las respuestas inmunomoduladoras, antioxidantes y antivirales. El epitelio de las vías respiratorias humanas expresa de manera constitutiva el receptor de vitamina D permitiendo así los efectos protectores de la VD contra las infecciones respiratorias. La VD bloquea la activación de NF-κB mediante la regulación positiva de la proteína inhibidora de NF-κB, I-kappa-B-alfa (IKB-α). La VD también disminuye los niveles de expresión de citoquinas proinflamatorias de tipo 1 como IL-12, IL-16, IL-8, TNFα, IFN-γ mientras aumenta las citoquinas de tipo 2 como IL-4, IL-5, IL-10 y células T reguladoras. Aumenta los niveles del Nrf2 y facilita las funciones mitocondriales, previene la oxidación de proteínas relacionada con el estrés oxidativo, la peroxidación de lípidos y el daño del ADN.

Los datos epidemiológicos relacionan la deficiencia de VD con el aumento de la susceptibilidad a las infecciones respiratorias virales agudas, mientras que su suplementación potencia las respuestas inmunitarias innatas a las infecciones virales respiratorias, incluidas las causadas por Influenza A y B, parainfluenza 1 y 2, virus sincitial respiratorio y hepatitis C crónica. Aunque no hay informes de que la VD afecte directamente la replicación del virus o la carga viral, los estudios revelan que la VD podría contribuir a la actividad antiviral mediante la supresión de la inflamación inducida por el virus. La evidencia también sugiere que la VD puede complementar la eficacia del tratamiento farmacológico, como se observa en el caso de la terapia con ribavirina para pacientes sin tratamiento previo con infecciones crónicas por el virus de la hepatitis C. El efecto beneficioso de la suplementación se observó en pacientes de todas las edades y en personas con enfermedades crónicas preexistentes. Las personas mayores suelen tener deficiencia de estos importantes micronutrientes.

VITAMINA C

La vitamina C (VC) puede proteger potencialmente contra infecciones debido a su papel esencial en la salud inmunológica. Esta vitamina apoya la función de varias células inmunes y mejora su capacidad de protección contra infecciones. Se ha demostrado que la suplementación con VC reduce la duración y la gravedad de las infecciones de las vías respiratorias superiores (la mayoría de las cuales se supone que se deben a infecciones virales), incluido el resfriado común. La dosis recomendada de VC varia de 1 a 3 g/día. Como antioxidante, elimina los ROS, previene la peroxidación lipídica y la alquilación de proteínas y, por lo tanto, protege a las células del daño celular inducido por estrés oxidativo. Los estudios también han revelado que la administración de VC en combinación con quercetina proporciona efectos antivirales, antioxidantes e inmunomoduladores sinérgicos. Recientemente, en base a un ensayo clínico, se propone que la administración oral de 250-500 mg de quercetina, 500 mg de VC para sujetos de alto riesgo y sintomáticos leves dos veces al día durante 7 días y hasta 3 g de VC y 500 mg de quercetina dos veces al día durante 7 días en pacientes con SDRA (ventilación/intubación asistida) mejora la recuperación general en sujetos con SRAS-CoV-2.

CURCUMINA

La curcumina tiene un amplio espectro de acciones biológicas, que incluyen actividades antibacterianas, antivirales, antifúngicas, antioxidantes y antiinflamatorias. Inhibe la ciclooxigenasa-2 (COX-2), y ejerce un efecto antiviral en una amplia gama de virus, incluidos el virus de la gripe, el adenovirus, la hepatitis, el virus del papiloma humano, el virus de la inmunodeficiencia humana, el virus del herpes simple-2 y el virus del Zika. Ejerce efecto antivírico mediante diversos mecanismos que van desde inhibir su entrada en las células, inhibir su encapsulación y la proteasa viral, inhibir la replicación, así como modular varias vías de señalización. Un estudio reciente ha demostrado que la curcumina inhibe potencialmente la ACE2, así como la proteína S viral, evitando la entrada del virus en las células. Además, la curcumina es un potente antioxidante, neutralizando los radicales libres y mejorando la producción de enzimas antioxidantes.

CINAMALDEHÍDO

El cinamaldehído es un compuesto orgánico presente de forma natural que se encuentra abundantemente en los aceites esenciales de la canela. Existe predominantemente en forma de isómero trans, lo que le da a la canela su sabor y olor. El cinamaldehído es un fitonutriente dietético bien conocido por poseer propiedades antiinflamatorias. Inhibe la inflamación inducida por TNF-α mediante la supresión de la activación de NF-κB. También regula a la baja la producción de prostaglandinas (PGE) al regular negativamente la actividad de la COX-2, lo que reduce las posibilidades de hiperinflamación de una manera dependiente de la dosis. Todas las evidencias anteriores muestran casos en los que el cinamaldehído es un compuesto bioactivo antiinflamatorio y podría ser útil para mitigar la hiperinflamación pulmonar inducida por el SARS-CoV-2.

ALICINA

El ajo es una planta muy conocida y se ha utilizado desde hace siglos por sus diversas propiedades nutracéuticas. El tiosulfinato predominante en el extracto de ajo fresco identificado como alicina, posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antivirales. La alicina suprime la inflamación mediante la inhibición de los niveles de expresión inducidos por TNF-α de IL-1β, IL-8, IP-10 e IFN-γ y también mediante la supresión de la degradación de la proteína IκB inhibidora de NF-κB en las células epiteliales intestinales. Se ha encontrado que varios compuestos asociados al ajo poseen una fuerte actividad viricida contra una amplia gama de virus, incluidos el virus de la parainfluenza tipo 3, el rinovirus humano, el virus del herpes simple-1 y -2 y el virus de la estomatitis vesicular. Algunos de los compuestos del ajo que muestran actividad viricida son el ajoeno, la alicina, el alilo, el tiosulfinato de metilo y el tiosulfinato de metilo alilo. La mayoría de los efectos funcionales mencionados anteriormente se observaron en concentraciones de 200 ng/ml. Los estudios también han encontrado que solo las muestras frescas sin procesamiento, como la inducción de calor o el secado, lograron inducir la mayoría de las actividades biológicas del ajo.

PIPERINA

La piperina se obtiene del extracto etanólico de la pimienta negra y es un alcaloide principal del grupo de las cinamamidas. Posee una fuerte función antiinflamatoria y regula negativamente las PGE inhibiendo los niveles de expresión del IL-6 y las metaloproteinasas de matriz. La piperina promueve la inmunidad innata al activar los fagocitos y reducir la producción de citoquinas proinflamatorias como las IL-1β, IL-6, TNF-α, COX-2, óxido nítrico sintasa-2 y NF-κB. Estos resultados indican que la piperina posee un efecto antioxidante directo contra varios radicales libres. Debido a estas propiedades, la piperina se puede probar como un compuesto profiláctico o terapéutico para proteger del estrés oxidativo y la hiperinflamación inducida durante la COVID-19.

SELENIO

El selenio (Se) se encuentra abundantemente en alimentos como el maíz, el ajo, la cebolla, la col y el brócoli. Es un micronutriente esencial que juega un papel vital en varios procesos fisiológicos e inmunológicos mediante su incorporación a las selenoproteínas del organismo. El estado óptimo de selenio promueve una mayor proliferación de células T, actividad de células NK y funciones de células innatas. Apoya una respuesta a la vacuna más fuerte y una inmunidad sólida a los patógenos. Los estudios han demostrado que la suplementación con selenio modula la respuesta inflamatoria en pacientes con síndrome de dificultad respiratoria al restaurar el estado antioxidante de los pulmones y suprimir los niveles de IL-1β e IL-6. Se ha descubierto que las propiedades antivirales del selenio están mediadas por sus efectos antioxidantes. Por otro lado, la suplementación con selenio demuestra la mejora de los recuentos linfocitos T y mejora la glutatión peroxidasa y otras selenoenzimas antioxidantes junto con las actividades de catalasa. Debido a su papel sustancial en la supresión de la inflamación y el aumento del estado antioxidante y la inmunidad innata, se considera una opción útil para la COVVID-19.

PROPÓLEOS

El propóleos producido por abejas es conocido por tener un amplio espectro de propiedades biológicas, que incluyen actividad antimicrobiana, antiinflamatoria, dermatoprotectora, laxante, antidiabética, antitumoral e inmunomoduladora. La actividad inmunomoduladora se atribuye a los flavonoides y algunos ácidos fenólicos, principalmente los ésteres fenetílicos del ácido cafeico y la artepilina C (ácido 3,5-diprenil-4-hidroxicinámico). Exhibe efectos inmunomoduladores en un amplio espectro de células inmunes y estimula una mayor producción de anticuerpos, lo que sugiere que podría usarse como adyuvante en vacunas. El propóleos a mayor concentración inhibe la linfoproliferación, mientras que a concentraciones bajas el efecto se revierte, provocando linfoproliferación. Además, los compuestos en el propóleos inhiben varios virus como el virus del dengue tipo 2, el virus del herpes simple, el citomegalovirus humano, el virus de la influenza A1.

PROBIÓTICOS

Los probióticos comúnmente utilizados son las especies Bifidobacterium y Lactobacillus, seguidas por StreptococcusEnterococcusBacillus y Escherichia coli. Los probióticos no solo apoyan la salud del intestino, sino que también mejoran el funcionamiento y la regulación del sistema inmunitario. Se ha observado que el microbioma intestinal influye en las respuestas inmunitarias sistémicas, así como en las respuestas inmunitarias locales en los sitios distales de la mucosa, incluidos los pulmones. Se ha descubierto que Bifidobacterium y Lactobacillus ayudan a eliminar el virus de la influenza en el tracto respiratorio. Los probióticos mejoran los niveles de interferones, anticuerpos en las mucosas pulmonares y la actividad de las células NKlas células presentadoras de antígenos. En general, los probióticos ejercen efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores a través de la modulación de las vías NF-κB, MAPK y receptores de reconocimiento de patrones (PRR) que disminuyen las respuestas mediadas por Th2 y regulan positivamente las respuestas Th1. Teniendo en cuenta el papel de los probióticos en la mejora de la respuesta inmune innata del huésped, así como los efectos antiinflamatorios, y considerando el hecho de que la afectación intestinal y los enterocitos pueden ser reservorios de la infección por SARS-CoV-2, los probióticos pueden utilizarse como profilácticos y como adyuvantes para combatir la patogenia de la COVID-19.

LACTOFERRINA

La lactoferrina es una glicoproteína natural y no tóxica que se ha estudiado contra una amplia gama de virus, incluido el SARS-CoV, que está estrechamente relacionado con el SARSCoV-2. Inhibe la entrada viral mediante la unión a moléculas de la superficie celular o partículas virales o ambas. También se sabía que suprimía la replicación del virus como en el caso del VIH. Por lo tanto, juega un papel crucial en la prevención de la entrada y replicación del virus. Los estudios han demostrado que ejerce efectos inmunomoduladores y antioxidantes al inducir la activación de las células T, suprimiendo los niveles de interleucinas, incluidas IL-6, TNF-α y regulando negativamente la ferritina. Además, la lactoferrina saturada de zinc ejerce un efecto antiviral más potente. Se utiliza principalmente como aditivo nutricional en fórmulas infantiles y estudios clínicos, con dosis que oscilan entre 100 mg y 4,5 g al día para diversas indicaciones sin aparentes toxicidades.

QUERCETINA

La quercetina es un conocido bioactivo antioxidante, antiinflamatorio y antiviral. También limita la producción de la COX y lipoxigenasa (LOX). Los estudios también han demostrado que la quercetina tiene efectos antivirales en los virus de ARN y ADN. Inhibe la entrada del virus y la fusión viral-celular y reduce la expresión de citoquinas proinflamatorias y la inflamación pulmonar inducida por rinovirus. Además, se ha demostrado que el metabolito de la quercetina (4 ’,5-diacetiloxi-3,3’,7-trimetoxiflavona) inhibe la replicación del picornavirus al inhibir el complejo RNA replicasa. Además, como se observa en los modelos de predicción, la quercetina se une a la proteína S del SARS-CoV-2 en su región receptora del huésped o a la interfaz ACE2 humana-proteína S, lo que interfiere en la entrada del virus en las células, lo que indica su potencial terapéutico. Esta predicción es consistente con los informes de que tanto la quercetina como la luteolina inhiben la infección por el virus del SARS-CoV. Además, otros estudios también han encontrado que la quercetina en combinación con VC induce efectos antivirales e inmunomoduladores sinérgicos contra la COVID-19.

La revisión concluye que existe una plétora de literatura científica que proporciona evidencia sobre las propiedades inmunoestimulantes, antiinflamatorias, antioxidantes y antivirales de varios fitonutrientes y nutrientes, como se resume en la Figura 1. La utilización de estos compuestos, en una dosis correcta, puede proporcionar una terapia tanto profiláctica como adyuvante contra la COVID-19.

Mrityunjaya M, Pavithra V, Neelam R, Janhavi P, Halami PM, Ravindra PV. Immune-Boosting, Antioxidant and Anti-inflammatory Food Supplements Targeting Pathogenesis of COVID-19. Front Immunol. 2020 Oct 7;11:570122. doi: 10.3389/fimmu.2020.570122. PMID: 33117359; PMCID: PMC7575721.

MANEJO DE LA ENFERMEDAD DE PARKINSON CON MEDICINA AYURVÉDICA: PLANTAS MEDICINALE

La enfermedad de Parkinson (EP), es el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente: afecta alrededor de 7-10 millones de personas en todo el mundo.  La deficiencia de dopamina (DA) manifiesta unos rasgos característicos: bradicinesia, temblores y rigidez. La principal causa de la EP – deficiencia de dopamina- es el resultado de la degeneración de las neuronas nigroestriadas dopaminérgicas del cuerpo estriado. El daño neuronal se atribuye a los depósitos fibrilares de la α-sinucleína mal plegados. Estos son considerados similares a los priones que desencadenan la apoptosis en las neuronas. Los cuerpos de Lewy intracitoplasmáticos, formados a partir de tales enredos de “priones”, son lesiones cerebrales patognomónicas de la EP.

Las estrategias convencionales del tratamiento están dirigidas a incrementar el nivel de DA estriatal. Esto se logra a través de un aumento en el suministro del precursor (levodopa) o por una inhibición de la degradación de DA por la monoamino oxidasa (MAO). Sin embargo, a medida que progresa la degeneración neuronal, se necesita un aumento constante de la dosis de levodopa. Con dosis más altas, los efectos secundarios de la discinesia y la distonía comprometen los beneficios y limitan el tratamiento médico.

Simultáneamente, hay una búsqueda de investigación para detener o retrasar la progresión mediante un diagnóstico precoz y la mejora del daño a las neuronas, apuntando al proceso patogenético básico.

El enfoque de la terapéutica actual es buscar la mejora de los síntomas motores clínicamente dominantes de la EP. Pero ahora, existe un creciente reconocimiento de las características no motoras de la EP, las cuales también necesitan atención. Estas características son trastornos del sueño, estreñimiento, disminución cognitiva, depresión, miedo, ansiedad, problemas de vejiga, cambios de peso, fatiga y pérdida de energía, hipotensión y problemas sexuales. Estos pueden ser dominantes en un número considerable de pacientes, y pueden afectar a la calidad de su vida. La EP también tiene síntomas de pre-enfermedad como estreñimiento y pérdida del olfato, expresión facial reducida, voz baja, cambios en el sueño, mareos que preceden meses o décadas antes del diagnóstico clínico de la EP. Existe un amplio margen para aprovechar las modalidades de la terapéutica ayurvédica tanto para las características no motoras como para la pre-enfermedad.

La medicina ayurvédica tiene un enfoque individualizado, basado en los factores agni-dosha-dhatu-mala específicos de la patogénesis, así como del desequilibrio dominante en esa persona. Según los autores, hay al menos tres beneficios clínicos que se obtienen de la medicina ayurvédica para una mejor gestión de la enfermedad:

1.- Reducción de la incidencia y gravedad de los efectos secundarios de la terapia convencional
2.- Mejora de los síntomas no motores
3.- Mejora del proceso  neurodegenerativo desde la etapa prodrómica hacia adelante.

Entre las plantas medicinales, la más utilizada es Mucuna pruriens.

Mucuna pruriens L.

Actividad terapéutica y seguridad

Mucuna pruriens L. (MP), también llamada “cowhedge” recibe este nombre por sus tricomas espinosos que impedían que las vacas dispersas entraran en las granjas. Además de ser una fuente natural de levodopa, las semillas de M. pruriens tienen ventajas adicionales en la mejora cognitiva, reducción en la discinesia, mejora del estado de ánimo y un aumento de la libido. Su seguridad se ha establecido en los seres humanos, incluso a dosis muy altas de 15-30 g en el transcurso de 12-20 semanas.

Estudios clínicos

Existe un producto estandarizado de las semillas de la planta, con 74% de L-dopa (HP-200), con el que se realizó un estudio clínico multicéntrico y abierto con 60 pacientes con EP, durante 12 semanas. Hubo mejoría significativa tanto en la Escala Unificada de Clasificación de la Enfermedad de Parkinson como en la estadificación de Hoehn & Yahr. La formulación fue bien tolerada.

En otro estudio aleatorizado, controlado, doble ciego, cruzado en un ensayo clínico con M. pruriens se evaluó si MP como terapia de sustitución, era mejor tolerada y equi-efectiva en pacientes que sólo habían respondido levemente a la levodopa convencional, con un aumento de la discinesia. Los pacientes fueron distribuidos al azar en tres grupos: a) levodopa/carbidopa 200 mg / 50 mg; b) 15 g de M. pruriens (equivalente a 100 mg de levodopa/500 mg de levodopa);  y c) 30 g (equivalente a 200 mg de levodopa/carbidopa o 1000 mg de levodopa pura). Se encontró que la  M. pruriens tuvo un inicio de acción más rápido, y más tiempo sin un aumento concomitante de discinesias en comparación con la  levodopa.

Farmacocinética de levodopa después de la administración de M. pruriens

La rápida descarboxilación periférica de la levodopa a dopamina reduce la disponibilidad de esta a través de la barrera hematoencefálica. Las grandes dosis de levodopa también pueden inducir náuseas. Por lo tanto, el inhibidor de descarboxilasa carbidopa o benserazida se añadió a la  levodopa en 1975. Se ha sugerido que las discinesias resultan no tanto como consecuencia de la levodopa, sino tanto por el inhibidor de la dopa descarboxilasa-carbidopa. Se postula que las discinesias observadas clínicamente son de hecho causadas por la inactivación irreversible de la vitamina B6 por la carbidopa.

M. pruriens sin benserazida alivió el parkinsonismo con discinesias significativamente reducidas. M.pruriens puede tener una ventaja específica de la eficacia con una reducción en las discinesias.

La variabilidad de los ingredientes, incluida la levodopa, en muchas formulaciones comercializadas de M.pruriens es un reto para integrar y traducir de forma óptima su uso clínico en la EP. Existe una necesidad de más información sobre biodisponibilidad de las formulaciones y estandarización de las semillas.

Ventajas de M. pruriens más allá del contenido de levodopa

Observaciones clínicas adicionales y el posible beneficio cognitivo han planteado interrogantes sobre la posibilidad de otros bioactivos en la planta además de la levodopa. Los estudios experimentales han demostrado actividad anti-parkinsoniana de los extractos que estaban libres de levodopa.

Se ha demostrado que la M. pruriens puede ejercer una actividad antioxidante y quelante de metales. Se encontró que la neuroprotección está asociada con un aumento de la actividad del complejo mitocondrial I. Estos autores atribuyen el efecto neuroprotector tanto al NADH como a la coenzima Q10 presente en M. pruriens. La coenzima Q10 es un antioxidante que parece retardar la progresión de la EP.

También se comenta que M. pruriens es un ‘Rasayana‘ bajo los principios ayurvédicos. Los Rasayanas son intervenciones farmacológicas y no farmacológicas que restauran y rejuvenecen tejidos específicos, sistemas corporales o el organismo en general. Clásicamente un Rasayana es definido por Charaka como una intervención que incrementa la longevidad, la memoria, la salud, la piel y  mejora cualidades sensoriales. Han sido de interés en enfermedades inmunológicas, crónicas inflamatorias y degenerativas.

Otras modalidades ayurvédicas: Panchakarma – Equilibrar la purificación

La Ayurveda tiene tres enfoques principales en las estrategias de tratamiento:

1.- Yukti Vyapashraya que implica Shaman y Shodhan. Estos incluyen la tranquilidad y la eliminación de los doshas alterados con la dieta, las drogas (Shaman) y ciertos procedimientos de equilibrio (Shodhan)
2.- Sattwavajaya es el proceso de fortalecimiento de la mente a través de la meditación y el yoga
3.- Daiva Vyapashraya se compone de invocar a las deidades superiores, influencias planetarias etc para la curación.

A menudo, estos tres principales enfoques se utilizan de forma integrada. En caso de EP, dos de los cinco procedimientos Panchakarma merecen una mención especial: Basti (enemas con aceites y decocciones) y Nasya/tabaquismo (instilación nasal de líquidos a base de aceite y líquidos acuosos y fumar una preparación herbal). Ambos son utilizados tradicionalmente por vaidyas en la gestión de la EP.

Sobre los tratamientos Panchakarma (Shodhan) existen estudios clínicos con resultados positivos sobre la utilización de enemas de aceites, sudoración, purgación etc…como medidas coadyuvantes  en pacientes con EP. Uno de los motivos por los cuales se utilizan enemas de aceite, es que la EP produce estreñimiento, el cual suele aparecer años antes de que se manifieste por completo la enfermedad.

El sistema nervioso entérico y la microbiota, también están implicados en la evolución de la enfermedad. En un reciente estudio sobre microbiota realizado en 72 pacientes, se encontró que los pacientes con EP tenían una población reducida de la familia Prevotellacea. La inestabilidad postural se ha relacionado en muchos pacientes con incremento de Enterobacteraceae. Por otro lado, el papel de la serotonina es emergente en esta enfermedad, donde se está viendo una pérdida progresiva de neuronas serotoninérgicas, precedidas de una pérdida de neuronas dopaminérgicas. Si el 90% de la serotonina se produce en el intestino, el papel de la modulación de la microbiota a través de enemas y purgaciones, según diversos autores, puede ser interesante estudiarlo en un futuro.

Otras plantas medicinales ayurvédicas

Las plantas medicinales se pueden utilizar con total seguridad para tratar los mecanismos que conducen a la neurodegeneración, como la agregación de monómeros de alfa-sinucleína, el estrés oxidativo, el daño mitocondrial, la excitotoxicidad, la implicación del sistema de ubiquitina-proteasoma (que degrada las proteínas no deseadas), la activación microglial -astrocítica (equivalente cerebral de las respuestas inmunes de macrófagos) , muerte celular programada mediante apoptosis y otros mecanismos, y toxicidad por hierro.

Estas plantas son:

Withania somnifera (L.) Dunal

Planta bien conocida y ampliamente utilizada por Rasayana en Ayurveda. Se puede encontrar como un polvo de raíz, formulaciones tradicionales y extractos estandarizados. Recientemente, en un estudio de Fase 1 en voluntarios sanos, se demostró que W. somnifera aumentaba la fuerza muscular. En otro estudio, el extracto de la raíz de W. somnifera aumentó la dopamina y otros productos de la vía de la catecolamina, normalizó el marcador de peroxidación de lípidos (TBARs) y aumentó los antioxidantes endógenos como glutatión y glutatión peroxidasa. La mayoría de los estudios con W. somnifera usan las raíces, pero curiosamente incluso sus hojas han demostrado mejorar el daño oxidativo en un modelos murinos.

Curcuma longa L.

Las raíces de Curcuma longa L. en neuroprotección han sido ampliamente estudiadas, especialmente los curcuminoides. La propiedad más interesante de la curcumina en la EP es evitar la agregación de monómeros de alfa-sinucleína en oligómeros que forman los cuerpos de Lewy, evaluados en un modelo in vitro.

En un estudio, la suplementación a largo plazo (tres meses) de cúrcuma redujo la pérdida de neuronas de la sustancia nigra. En otro, se observaron beneficios adicionales: reducción del agotamiento de la dopamina, inversión de la proteína ácida fibrilar glial (producida por astrocitos durante la degeneración) y reducción de citocinas proinflamatorias.

La asociación de Curcuma longa Linn y Mucuna pruriens L. (DC) es muy frecuente en el contexto de la neuroprotección relacionada con la EP. Pero también son plantas ampliamente utilizadas la Centella asiatica (L.) Urb y Convolvulus pluricaulis Chois para la mejora de la memoria, Saraca asoca (Roxb.) Willd. y Withania somnifera (L.) Dunal para mejorar el estado de ánimo, Dalbergia sissoo DC para la formación ósea, Withania somnifera (L.) Dunal y Sida cordifolia (L.) para incrementar la función y masa muscular y Tribulus terestris L para mejorar el tono de la vejiga. El potencial neuroprotector y potenciador de la cognición de las plantas utilizadas en medicina ayurvédica ofrece una ayuda para los trastornos neurodegenerativos y el deterioro de la cognición  relacionados con el envejecimiento.

Fuente: Pathak-Gandhi, N., Vaidya AshokD.B. Management of Parkinson’s disease in Ayurveda: Medicinal plants and adjuvant measures. Journal of Ethnopharmacology 197 (2017) 46–51

NUTRICIÓN EN EL PROCESO DE CURACIÓNDE HERIDAS: UNA REVISIÓN NARRATIVA

La cicatrización de heridas es un proceso complejo controlado por mediadores solubles, células sanguíneas y células parenquimatosas. Requiere aminoácidos, vitaminas y minerales, aunque algunos compuestos naturales, como plantas y extractos, que pueden tener un efecto sinérgico para acelerar este proceso. Un estado nutricional y una condición de salud adecuados son cruciales para las heridas difíciles de curar, como las úlceras por presión (UP). Esto plantea la cuestión de si la suplementación de nutrientes seleccionados, que se sabe que son determinantes del proceso de curación de heridas, podría ser útil, ya sea en prevención o tratamiento, en condiciones de alto riesgo, como la edad avanzada, el cáncer y en pacientes inmunodeprimidos.

Se necesitan cantidades adecuadas de nutrientes para la síntesis de ácidos nucleicos (ADN y ARN), proteínas y otros factores involucrados en la maduración y diferenciación de tejidos funcionales. La desnutrición se asocia en gran medida con un retraso o fracaso del proceso de curación, pero la intervención nutricional puede mitigar la desnutrición y mejorar la cicatrización de heridas, principalmente al aumentar la deposición de colágeno después del trauma.

En esta revisión, describe qué nutrientes pueden ser útiles en úlceras por presión (UP) y heridas difíciles de curar, con un enfoque particular en la regulación génica y la vía molecular.

SUPLEMENTACIÓN DE AMINOÁCIDOS

ARGININA

Es un aminoácido condicionalmente esencial. Su suplementación promueve la cicatrización de heridas, aumentando la resistencia a la rotura y la deposición de colágeno cicatricial. Alrededor del 50% de la arginina ingerida se libera en la circulación portal y el resto se usa directamente en el intestino delgado. La arginina circulante es un sustrato para el metabolismo de proteínas y colágeno en tejidos extrahepáticos. El riñón metaboliza la citrulina (el principal precursor de la arginina) en arginina y la exporta a la circulación sistémica. La arginina estimula la síntesis de proteínas, la función de los linfocitos T y regula la actividad del óxido nítrico (NO). Se ha sugerido que la presencia de NO producido a partir de la arginina ayuda a la transición de una herida desde la fase inflamatoria aguda a la fase proliferativa de la curación de heridas. Barbul et al., demostraron que los efectos beneficiosos de la arginina en la cicatrización de heridas están relacionados, en parte, con las acciones secretagogas de las hormonas mediadas por genes de la arginina (hormona del crecimiento, prolactina, insulina y glucagón).

PROLINA

Es un aminoácido no esencial, el componente más grande de la molécula de colágeno, con su derivado, hidroxiprolina, también bien representado. Aproximadamente el 99.8% de las reservas de hidroxiprolina del cuerpo se encuentran en el colágeno, lo que hace que la determinación de este aminoácido sean útil como marcador de la cantidad total de colágeno presente. El mecanismo de hidroxilación de la prolina ocurre después de la traducción por la enzima prolil hidroxilasa, que requiere oxígeno, ascorbato y hierro como cofactores. Ambas moléculas son esenciales para la biosíntesis, estructura y resistencia del colágeno. Aunque los niveles plasmáticos de prolina pueden ser bastante variables, su importancia en la dieta humana no se conoce bien. Se ha reportado que los pacientes con deficiencia de prolina, debido a la falta de la enzima prolil hidroxilasa, tienen déficits en la cicatrización de heridas. Fisiológicamente, durante los primeros 10 días de cicatrización, los niveles de prolina de la herida son de 30 a 50% más altos que los niveles plasmáticos, lo que sugiere que la importación de prolina en la herida ocurre activamente o que la biosíntesis de prolina tiene lugar en el entorno de la herida. Entonces es esencial proporcionar prolina adicional en la dieta. La biosíntesis de prolina está relacionada tanto con el ciclo del ácido cítrico como con el ciclo de la urea. En consecuencia, el suministro de precursores del ciclo cítrico, como la glutamina, puede ser estratégico para mejorar la síntesis de colágeno de la herida. En cuanto al ciclo de la ureala arginina se convierte en ornitina a través de la acción de la arginasa, una enzima clave de esta vía. La ornitina, a través de la acción de la ornitina g-aminotransferasa, se convierte en g-semialdehído glutámico, el enlace a la síntesis de prolina. Experimental y clínicamente, se ha informado que la arginina suplementaria es más efectiva para apoyar la curación de heridas, así como en la deposición de colágeno, que la suplementación con prolina y glutamina. Este efecto también es compartido por la ornitina, que no puede reemplazar a la arginina por el requerimiento de crecimiento, pero comparte muchas de sus actividades biológicas y farmacológicas.

N-ACETILCISTEÍNA (NAC)

Es un precursor acetilado antioxidante del aminoácido L-cisteína que forma parte del antioxidante glutatión reductasa. La N-acetilcisteína es un compuesto alimenticio natural (presente en el ajo y la cebolla), pero también es sintetizada por el cuerpo. Se considera un antioxidante por tres mecanismos: Primero, se ha demostrado que el NAC reacciona directamente con varias especies reactivas de oxígeno (ROS); en segundo lugar, el NAC es un profármaco de cisteína y puede ejercer sus efectos antioxidantes al mejorar los niveles de la glutatión reductasa en los tejidos; tercero, el tratamiento con NAC en fibroblastos induce la expresión de la enzima superóxido dismutasa (SOD).

L-GLUTAMINA

Es un aminoácido no esencial con los niveles más altos en el líquido cefalorraquídeo y en el músculo esquelético. La mayoría de las células y tejidos pueden sintetizar L-glutamina a partir del glutamato y del amoníaco, en un proceso catalizado por la enzima glutamina sintetasa (GS). La glutamina es un componente clave del metabolismo del nitrógeno con un papel específico para almacenar glutamato y amoníaco. También es un precursor del glutatión, la prolina, purinas y pirimidinas. El tracto gastrointestinal alberga células inmunes y fibroblastos, respaldados nutricionalmente por la glutamina, que desempeñan un papel esencial en el proceso de curación de heridas.

Tabla 1.- Nutrientes esenciales en las diferentes fases de la curación de heridas.

 

 

SUPLEMENTACIÓN CON MINERALES

ZINC

Micronutriente importante con varias funciones fisiológicas en el cuerpo, como la activación del crecimiento corporal y el refuerzo y estimulación del sistema inmune en la lucha contra infecciones. Su acción aceleradora en la curación de heridas se explica por varios mecanismos como la estimulación de la síntesis del ADN y la mejora de la función inmune.

 

SUPLEMENTACIÓN DIETÉTICA DE VITAMINAS

VITAMINA A

La vitamina A es necesaria para el desarrollo del tejido epitelial y la reparación normal de heridas. Ayuda a la función del sistema inmunitario y la correcta cicatrización de heridas.

VITAMINA E

La vitamina E abarca ocho compuestos lipofílicos (vitámeros) con diferentes propiedades fisicoquímicas, que se subdividen en dos grupos de cuatro isómeros, tocoferoles y tocotrienoles, que difieren ligeramente en su estructura, siendo el alfa-tocoferol la forma más potente y abundante. A través de su actividad de eliminación de radicales libres, la vitamina E protege las membranas celulares y los lípidos poliinsaturados de la oxidación al inducir la activación de varias vías de transducción de señales y, por lo tanto, es reconocida principalmente por su papel como antioxidante. De hecho, los estudios con esta vitamina se han centrado principalmente en sus propiedades antioxidantes, aunque el papel de la vitamina en sí es más amplio y variado. La vitamina E también modula la expresión del factor de crecimiento del tejido conectivo y regula la expresión y transcripción génica, lo que facilita la protección de las heridas contra infecciones como la del Staphylococcus aureus resistente a la meticilina.

VITAMINA C

Al ser un antioxidante, la vitamina C reacciona y neutraliza los radicales y oxidantes biológicamente significativos. Fortalece la biosíntesis de colágeno (la falta de vitamina C causa malformación de colágeno) y la síntesis de ceramidas para formar lípidos de barrera fuertes en la epidermis.

EXTRACTOS DE PLANTAS Y OTROS COMPUESTOS NATURALES

PAPAYA FERMENTADA

La papaya es ampliamente conocida como una fruta medicinal. Varios estudios respaldan la hipótesis de que el tratamiento con preparaciones de papaya puede ayudar a facilitar el proceso de curación de heridas. Específicamente, la administración tópica de la enzima papaína derivada de la papaya puede promover el desbridamiento enzimático de la herida.

ÁCIDO LINOLEICO CONJUGADO (CLA)

Este ácido graso está en la clase de los isómeros posicionales y geométricos del ácido graso esencial ácido linoleico. El CLA se encuentra naturalmente en la carne y los productos lácteos de vacas y ovejas debido al proceso de biohidrogenación bacteriana del ácido linoleico en el rumen. Aunque existe evidencia de la eficacia del CLA en diferentes enfermedades debido a su actividad antiinflamatoria y antioxidante, existen pocos estudios sobre la cicatrización de heridas y el metabolismo de la piel.

PÉPTIDOS DE COLÁGENO

El suplemento oral de colágeno hidrolizado, adsorbido desde el intestino en su forma de péptido de alto peso molecular, proporciona efectos beneficiosos sobre la cicatrización de heridas cutáneas y la recuperación de la piel, aunque se necesitan más estudios para verificar su mecanismo de acción. El colágeno tiene una secuencia de aminoácidos repetida regularmente de Gly-X-Y. La unidad de tripéptidos más frecuente es Gly-Pro-Hyp, que contribuye a la máxima estabilidad de la triple hélice del colágeno y a su bioactividad. El tripéptido Gly-Pro-Hyp se hidroliza parcialmente en las membranas apicales intestinales, y el dipéptido Pro-Hyp, que es altamente resistente a la hidrólisis por las proteasas intestinales, se absorbe en el intestino.

BROMELINA

Las enzimas proteolíticas de bromelina ingeridas por vía oral de Ananas comosus (piña) mejoran el tiempo de curación y el resultado de la herida.

CENTELLA ASIATICA

La Centella asiatica se ha utilizado durante mucho tiempo en la medicina tradicional debido a su capacidad para curar heridas, mejorar la claridad mental y tratar afecciones de la piel, como la lepra y la psoriasis. Las sustancias terapéuticas son los ácidos triterpénicos que contienen saponina y sus ésteres de azúcar, de los cuales el ácido asiático, el ácido madecásico y los asiaticósidos se consideran los más importantes.

ALOE VERA

Es una especie de planta suculenta perenne perteneciente a la familia Liliaceae. El jugo de aloe vera tiene una larga historia en la etnomedicina para el tratamiento de trastornos de la piel y para la curación de quemaduras y heridas. Específicamente, el Aloe vera oral induce cambios cualitativos y cuantitativos significativos en el contenido de glicosaminoglicanos y apoya la formación del tejido granular.

Esta revisión concluye que los suplementos disponibles comercialmente, ricos en aminoácidos, proteínas, vitaminas, minerales y componentes específicos, son herramientas eficientes para la cicatrización de heridas difíciles de curar. Estas formulaciones deben recomendarse en pacientes críticos, y con una administración racional en cada una de las cuatro fases diferentes de la curación de heridas, es decir, en las fases de hemostasia, inflamatoria, proliferativa y remodelación (ver Tabla 1). Además, se requieren indicaciones seleccionadas para la administración adecuada de nutrientes en diferentes heridas (quemaduras, quirúrgicas, vasculares, traumáticas, úlceras de presión etc.) y en prevención.

La evidencia experimental respalda la suplementación nutricional para promover la curación de heridas, aunque el mecanismo genético de acción exacto no se conoce bien y hay una falta de estudios clínicos validados. Para respaldar esta hipótesis, también existe evidencia de que la desnutrición interfiere negativamente con el proceso de curación de la herida, lo que sugiere un supuesto papel de nutrientes específicos en las fases de curación.

Palmieri B, Vadalà M, Laurino C. Nutrition in wound healing: investigation of the molecular mechanisms, a narrative review. J Wound Care. 2019 Oct 2;28(10):683-693.

QUERCITINA SU USO TRADICIONAL INCLUYE LA MIGRAÑA LA RINITIS ALERGICA O LA FIEBRE DEL HENO.

La quercitina es un flavonoide no cítrico y se cree que es el flavonoide individual biológicamente más activo.

En el siglo XVII, la Petasita (Butterbur) ya era popular su uso en casos de tos y asma. Asimismo, su uso tradicional incluye la migraña, la rinitis alérgica o la fiebre del heno.
En casos de migrañas la dosis empleada ha sido desde 25 mg (dos veces al día) hasta 100 a 150 mg al día.
Para una máxima eficacia, los extractos utilizados como suplementos nutricionales deben contener alrededor de un 15% de compuestos activos (sesquiterpenos).
La fórmula de Mega Quercetin de Solaray, además de la quercitina contiene vitamina C natural (a partir de acerola y escaramujo), un concentrado de bioflavonoides, así como hesperidina y rutina. Además, incluye bromelina que es una enzima de la piña que ayuda a potenciar su absorción.

OBESIDAD SARCOPÉNICA: ES HORA DE AFRONTAR EL RETO

El término “obesidad sarcopénica” se ha propuesto para identificar la obesidad en individuos con pérdida de función y masa muscular esquelética. Pero este término está basado en el concepto originalmente geriátrico de sarcopenia, es decir, la  disminución de la masa y función muscular asociada a la edad (particularmente de la fuerza muscular). Varias sociedades como la ESPEN (Sociedad Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo) y la EASO (Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad) actualmente están discutiendo sobre cuál sería la definición más apropiada de obesidad sarcopénica y qué criterios diagnósticos y de tratamiento deben ser elegidos, ya que hasta la fecha, las opciones dietéticas óptimas y las estrategias de soporte nutricional para el mantenimiento de la masa muscular, permanecen indefinidas.
Las definiciones actuales de obesidad sarcopénica combinan sarcopenia, como se define a través de criterios variables, junto la presencia de obesidad definido como IMC> 30 kg / m2o por niveles de adiposidad. Estos conceptos y resultados disponibles representan puntos de partida importantes, pero actualmente no permiten identificar el paciente, definir la clínica y por ende, el tratamiento. Sin embargo, la conciencia de la importancia del mantenimiento del músculo esquelético en la obesidad, es baja o inexistente entre médicos y científicos.

Obesidad y músculo esquelético: Cambios metabólicos y de estilo de vida
Considerando que la reducción del exceso de adiposidad sigue siendo el tratamiento fundamental para las personas obesas, las anomalías metabólicas y de estilo de vida, pueden comprometer la capacidad de preservar la función y la masa muscular, especialmente cuando la obesidad coexiste con una enfermedad crónica.
La evidencia emergente indica que la baja masa y calidad muscular tienen un fuerte impacto negativo de pronóstico en individuos obesos y pueden llevar a la fragilidad, discapacidad y aumento de la morbilidad y la mortalidad. Seguidamente se detallan los factores metabólicos y de estilo de vida más iportantes:
1) Anomalías metabólicas primarias:trastornos metabólicos agrupados que incluyen estrés oxidativo, inflamación crónica de bajo grado y resistencia a la insulina pueden darse en la obesidad debido a varias causas que incluyen principalmente
a) exceso de disponibilidad de nutrientes, particularmente grasa saturada y glucosa;
b) disfunción del tejido adiposo tras la activación de las respuestas desadaptativas en presencia de una mayor demanda de almacenamiento de lípidos.
Estas alteraciones están causalmente interrelacionadas. Tienen un fuerte potencial catabólico muscular; también pueden promover un estado típico de “resistencia anabólica” en el músculo esquelético, lo que significa que la respuesta de la síntesis de proteínas musculares a los nutrientes se atenúa.
2) Acumulación de grasa muscular ectópica:La acumulación de restos lipídicos metabólicamente tóxicos, como el diacilglicerol o las ceramidas (lipotoxicidad) muestran que la deposición lipídica ectópica también puede comprometer el recambio de proteína muscular.
3) Disfunción mitocondrial:los cambios mitocondriales no se observan en el músculo esquelético obeso hasta etapas relativamente avanzadas. Sin embargo, su aparición puede exacerbar el estrés oxidativo y las cascadas metabólicas relacionadas que conducen a la resistencia a la insulina y el catabolismo muscular. La reducción potencial en la producción de ATP, debido a la disfunción mitocondrial, también puede resultar directamente en una disminución de la fuerza y resistencia muscular.
4) Disfunción de células madre:las células madre musculares funcionales pueden experimentar diferenciación hacia adipocitos.
5) Inactividad física:la baja actividad física es un contribuyente fundamental para el balance energético positivo y tiene un impacto negativo directo sobre la biogénesis mitocondrial, el recambio de proteínas musculares, la capacidad oxidativa de los lípidos y del rendimiento muscular.

Obesidad y músculo esquelético: Comorbilidades y tratamiento
Parece existir una red multifactorial de alteraciones agrupadas en la obesidad que puede explicar los trastornos del músculo esquelético. Si bien estos cambios no son inevitables, son cada vez más frecuentes en pacientes obesos y produce complicaciones y comorbilidades, así como en individuos de edad avanzada que pueden sufrir cambios musculares debido también al envejecimiento per se.
1) Complicaciones cardiometabólicas:complicaciones como el síndrome metabólico o la diabetes tipo 2 se asocian con un mayor estrés oxidativo, cambios proinflamatorios y disfunción mitocondrial que comúnmente causan anomalías catabólicas y pueden, independientemente, alterar más las disfunciones musculares; la perfusión tisular deficiente (en presencia o ausencia de enfermedad aterosclerótica), así como la ampliación de la grasa epicárdica .
2) Complicaciones crónicas y agudas:la obesidad aumenta directamente el riesgo o puede estar asociada con síndromes de insuficiencia multiorgánica crónica y enfermedades crónicas (incluida insuficiencia cardíaca, enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y síndrome de apnea obstructiva del sueño o incluso cáncer), así como sus complicaciones agudas.
3) Tratamiento quirúrgico y médico:Los procedimientos bariátricos son cada vez más comunes y casi invariablemente conducen al catabolismo del músculo esquelético al menos en la fase inicial de pérdida de peso tan rápida caracterizada por un balance energético profundamente negativo. Las dietas bajas en calorías o muy bajas en calorías se asocian a cambios cualitativos similares.

La mayoría de las comorbilidades indicadas reducen directamente el anabolismo muscular y reducen la masa muscular. Además, varias de las alteraciones tienen un impacto negativo en la calidad muscular en términos de fuerza muscular y capacidad de resistencia.

Las personas obesas con baja masa muscular o parámetros funcionales alterados, tienen un mayor riesgo de desarrollar fragilidad y discapacidad, y por lo tanto, peor calidad de vida. La disminución de la masa muscular está emergiendo como un factor pronóstico negativo asociado con una mayor morbilidad y mortalidad en pacientes obesos con enfermedades crónicas. Las personas obesas con cánceres gastrointestinales y baja masa muscular, tienen mayor riesgo de morir que los pacientes obesos sin anormalidades musculares. En pacientes con insuficiencia cardíaca con obesidad, la baja capacidad física también predijo un mal resultado. En pacientes con enfermedad renal crónica, la dirección de los cambios en la masa muscular fue el principal determinante de la supervivencia independientemente de la dirección de los cambios del peso corporal total.
La evidencia científica disponible, a pesar de las limitaciones y la heterogeneidad de los enfoques actuales, apunta hacia un papel importante de los cambios del músculo esquelético con función y masa alteradas en la modulación negativa de la morbilidad y mortalidad del paciente obeso. Y prevenir y/o tratar los cambios musculares, tiene un potencial relevante para mejorar la morbilidad y mortalidad asociadas a la obesidad.

Barazzoni R, Bischoff SC, Boirie Y, Busetto L, Cederholm T, Dicker D, Toplak H, Van Gossum A, Yumuk V, Vettor R. Sarcopenic obesity: Time to meet the challenge.Clin Nutr. 2018 May 7.

EL PAPEL NEUROPROTECTOR DE LA ASTAXANTINA: ¿NUEVAS PERSPECTIVAS?

Los carotenoides han ganado interés científico durante las últimas décadas, debido a su gran diversidad química (identificados actualmente más de 750 carotenoides) y sus fuertes efectos beneficiosos sobre la salud. Estos compuestos bioactivos ejercen efectos antioxidantes, reparadores, antiproliferativos, antienvejecimiento y antiinflamatorios, y pueden utilizarse en nutracéuticos y cosmecéuticos, para prevenir enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo y la inflamación crónica.

La astaxantina es uno de los carotenoides más destacados, ya que ejerce un fuerte efecto protector sobre el cerebro humano. Su estructura química única, le permite cruzar fácilmente la barrera hematoencefálica, por lo tanto, el cerebro se considera el órgano diana más importante de este carotenoide.

PROCESOS CEREBRALES IMPLICADOS EN LA NEURODEGENERACIÓN Y EFECTOS PROTECTORES DE LOS CAROTENOIDES

La neuroinflamación es una respuesta local del sistema nervioso central (SNC) frente a varios procesos como neurodegeneración, trauma y trastornos autoinmunes, que conduce a la activación y movilización de células inmunitarias innatas. Las células gliales liberan citocinas, especies reactivas del oxígeno y especies reactivas del nitrógeno, que podrían ser dañinas para las neuronas y los oligodendrocitos cuando la neuroinflamación, no es un evento transitorio. Existe una evidencia creciente que sugiere que una respuesta neuroinflamatoria crónica de larga duración puede conducir a daño neuronal, produciendo neurodegeneración a través de la acumulación sostenida de mediadores inflamatorios neurotóxicos. La liberación de mediadores proinflamatorios, junto con agentes prooxidantes, da como resultado cambios morfológicos y funcionales de los orgánulos intracelulares y contribuye a la insurgencia y la progresión de las patologías neurodegenerativas.

El SNC se considera altamente vulnerable al estrés oxidativo y la inflamación debido a su bajo potencial de renovación celular y su alto metabolismo celular, ya que este órgano requiere aproximadamente el 25% de la energía total del cuerpo. Esta energía es fundamental para la conexión neuronal, el transporte axonal y la mielinización.

Un desequilibrio entre la producción de radicales libres y los mecanismos endógenos para la neutralización, conduce a la desregulación de los mecanismos mencionados anteriormente y la consiguiente neurotoxicidad y neurodegeneración.

En la última década, se ha demostrado que algunos carotenoides naturales, en particular los que pertenecen a la familia de las xantofilas, como la luteína y la crocetina, tienen efectos antineuroinflamatorios y antioxidantes. Las xantofilas de origen marino, como la fucoxantina y la astaxantina, tienen efectos antiinflamatorios y antioxidantes en diferentes líneas celulares.

Se sabe que la astaxantina puede atravesar la barrera hematoencefálica, una característica crucial para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas con compuestos antioxidantes. Un estudio reciente demostró que la astaxantina en la dieta se acumulaba en el hipocampo y en la corteza cerebral del cerebro después de una ingestión única y repetida.

ASTAXANTINA CONTRA LOS TRASTORNOS COGNITIVOS

Los trastornos cognitivos son un grupo de enfermedades relacionadas con la salud mental que causan varios efectos sobre las habilidades mentales, como el aprendizaje, la resolución de problemas, la memoria y la percepción. Los trastornos cognitivos más importantes son el delirio, la demencia y la amnesia. El delirio es un estado confusional agudo caracterizado por inactivación, pensamiento desorganizado y confusión de espacio y tiempo. La demencia es un deterioro progresivo del cerebro, deterioro de la memoria, confusión y pérdida de concentración. La amnesia es un trastorno de la memoria caracterizado por la pérdida de la memoria a corto plazo que interfiere con la vida cotidiana.

Entre los trastornos cognitivos, el quimiocerebro (trastorno cognitivo causado por agentes quimioterapéuticos), está recibiendo una mayor atención cada vez más. Estos agentes químicos podrían producir en pacientes con cáncer una fuerte reducción en la calidad de vida, ya que inducen deterioro de la memoria, velocidad de procesamiento lenta e incapacidad para concentrarse. Estas disfunciones cognitivas parecen estar relacionadas con una reducción de la integridad neuronal en el hipocampo y los niveles del sistema frontal. Recientemente, se investigaron el efecto potencial de la astaxantina como un compuesto proteccionista para atacar drásticamente la disminución de las funciones cognitivas inducidas por la doxorrubicina. La astaxantina mostró efectos de neuroprotección y de mejora de la memoria, y evitó la inflamación y el estrés oxidativo, mitigando el aumento de la actividad de la acetilcolinesterasa y suprimiendo varios estímulos proapoptóticos.

La astaxantina también produce efectos benéficos en otros compartimentos corporales y células, con repercusión directa en la salud del cerebro. En particular, se ha descrito la influencia positiva de una dieta rica en carotenoides polares, como astaxantina, en una acumulación anormal de hidroperóxidos de fosfolípidos (PLOOH) en los eritrocitos de pacientes afectados por demencia. Los PLOOH son los principales productos de oxidación de los fosfolípidos y su acumulación en los eritrocitos induce una reducción en el transporte de oxígeno al cerebro, lo que facilita la progresión de la demencia. Un estudio realizado por Nakagawa y colaboradores describieron niveles más bajos de PLOOH en los eritrocitos y las células sanguíneas de los pacientes tratados con astaxantina con respecto al control (grupo de placebo), demostrando que esta molécula bioactiva es responsable de la mejora del estado antioxidante de los eritrocitos, lo que puede contribuir a la prevención de la demencia.

Algunos productos alimenticios de origen marino son recomendados por las autoridades sanitarias. En particular el aceite de pescado, que generalmente contiene tocoferoles, grasas saturadas y grasas monoinsaturadas (principalmente ácidos palmítico y oleico), y ácidos grasos poliinsaturados (como el EPA y DHA). Una proporción equilibrada entre EPA y DHA (3: 2, que se encuentra regularmente en el aceite de pescado natural) parece ser un factor clave para los efectos beneficiosos, como la desaceleración del deterioro cognitivo y la reducción de la depresión, mientras que muchos otros AGPI (por ejemplo, el ácido araquidónico proinflamatorio) podrían ser responsables de la producción masiva de radicales libres con la consiguiente activación de las células inmunes. La combinación de astaxantina y aceite de pescado mejora el efecto positivo en la salud del cerebro al reducir los posibles efectos nocivos causados por la oxidación de los AGPI.

Por lo tanto, la astaxantina es uno de los compuestos más exitosos actualmente en el mercado. Su cultivo a gran escala, principalmente a partir de la microalga H. pluvialis aún se considera caro. La producción sintética sigue siendo predominante en el mercado. Esta versión sintética del carotenoide es erróneamente considerada como “un equivalente natural”. En realidad, este proceso de producción conduce a una mezcla de isómeros de astaxantina, que combinan importantes diferencias moleculares y biológicas con respecto al carotenoide natural. En detalle, la astaxantina natural está esterificada en más del 90%, mientras que la versión sintética es totalmente libre o sin esterilizar. La característica química de la astaxantina natural permite interacciones con ácidos grasos a uno o ambos extremos de los compuestos, con la consiguiente alta biodisponibilidad.

La mayoría de los productos con astaxantina que existen en el mercado, se derivan de la producción sintética. Desafortunadamente, la astaxantina sintética es significativamente muy inferior a la astaxantina a base de algas marinas en términos de propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Por esta razón, es importante utilizar productos de calidad y con astaxantina de origen natural.

USO DE SUPLEMENTOS ORALES COMO COADYUVANTES EN EL TRATAMIENTO DE LA QUEMIOTERAPIA

Tanto los alimentos funcionales como los complementos alimenticios son alimentos que se consumen como parte de la dieta habitual y contienen componentes biológicamente activos que disminuyen el riesgo de desarrollar diversas patologías. Algunos ejemplos incluyen antioxidantes, ácidos grasos poliinsaturados, glutamina, minerales o incluso microorganismos vivos. La dieta y el estilo de vida modificados favorablemente, pueden contribuir a mejorar los efectos adversos resultantes de la quimioterapia y radioterapia, promoviendo así la mejor calidad de vida del paciente.

A continuación se revisan algunos de estos ingredientes, con sus niveles de evidencia y grados de recomendación:

GLUTAMINA

La glutamina es el aminoácido no esencial más abundante en el cuerpo, con una concentración en sangre de 0.6-0.9 mmol/L. Sirve como vehículo para el transporte del amoníaco en una forma no tóxica. Las células cancerosas son consumidoras importantes de glutamina y compiten con el huésped por la molécula circulante. Como consecuencia, se han observado cambios en el metabolismo de la glutamina en diferentes órganos, así como la disminución de la glutamina en el huésped con progresión tumoral. Se ha demostrado que la glutamina es una fuente de energía en las células cancerosas, ya que es un sustrato de oxidación en las mitocondrias de las células neoplásicas y se correlaciona con una mayor actividad de la glutaminasa. Con el tiempo, el tumor se convierte en el principal consumidor de glutamina, “robando” hasta el 50% de la glutamina circulante. También, se ha observado que la glutamina es sintetizada de novopor las células cancerosas, ya que es indispensable para la proliferación celular y el crecimiento tumoral. En términos de suplementación, una dosis eficiente debe ser de al menos 0.2 g/kg/día, administrada por varios días; sin embargo, algunos estudios en humanos sugieren que una dosis de 0.5 g/kg/día es segura.

En radioterapia abdominal, los pacientes suplementados con glutamina presentan una menor incidencia de bacteremia. En general, en pacientes críticamente enfermos, se ha demostrado que la suplementación con glutamina mejora la función de las células T, B y los macrófagos, la función de la mucosa intestinal, y disminuye la tasa de infección y la duración de la estancia hospitalaria. Nivel de evidencia B, fuerza de la recomendación 2.

La glutamina puede desempeñar un papel en la protección intestinal durante la radioterapia. Primero, contribuye al trofismo de la mucosa, ya que el intestino delgado es el principal consumidor de glutamina del cuerpo. En segundo lugar, la glutamina es el precursor del glutatión, una molécula clave en la cadena antioxidante. En tercer lugar, la glutamina modula la respuesta inflamatoria en diferentes células del sistema inmune. Por lo tanto, proporcionar glutamina a pacientes sometidos a radioterapia abdominopélvica puede proteger la mucosa intestinal de lesiones, acelerar el proceso de curación en el intestino irradiado y posiblementeatenuar los efectos secundarios a largo plazo de la enteritis inducida por la radiación. Nivel de evidencia B, fuerza de la recomendación 2.

En otro estudio, se evaluó el efecto protector de la glutamina en la diarrea inducida por la radiación. Los pacientes que recibieron glutamina (15 g/3 veces por día) se compararon con los pacientes que recibieron placebo. No se observaron diferencias en la incidencia de diarrea entre los grupos. Sin embargo, al analizar la gravedad de la diarrea, ninguno de los pacientes tratados con glutamina tuvo diarrea de Grado 3 o 4, mientras que en el grupo que recibió placebo, el 69% de los pacientes desarrollaron diarrea de Grado 3 o 4. Los autores concluyeron que la glutamina puede tener un efecto protector en la prevención de la diarrea grave inducida por la radiaciónNivel de evidencia B, fuerza de la recomendación 2.

En base en estas consideraciones, se podría esperar que la suplementación con glutamina tenga un efecto beneficioso al atenuar la enteritis inducida por la radiación y proporcionar los elementos necesarios para la pronta cicatrización de la lesión intestinal. Sin embargo, aún no se ha establecido un beneficio claro que respalde la administración de glutamina en pacientes sometidos a radiación. Aunque los estudios en ratas y ratones han demostrado un efecto protector, los ensayos clínicos en humanos han sido contradictorios. Por lo tanto, no se recomienda la administración de suplementos de glutamina hasta que se realicen más estudios clínicos y se demuestre un efecto protector de forma consistente.

ÁCIDO DOCOSAHEXAENOICO (DHA)

La concentración de DHA en plasma y tejidos está determinada principalmente por la ingesta dietética. La evidencia más sólida del beneficio del DHA está relacionada con su función en el desarrollo y la función visual y cognitiva. El DHA se encuentra a altas concentraciones en los fosfolípidos de las membranas celulares neuronales, donde realiza varias funciones fisiológicas, incluyendo la regulación de la fluidez de la membrana, la liberación de neurotransmisores, la expresión genética, la mielinización y la diferenciación celular, y el crecimiento. Se ha demostrado que la suplementación con EPA y DHA disminuye la inflamación sistémica y el estrés oxidativo y también alberga efectos antiinflamatorios. El aumento en la ingesta de DHA se refleja en su concentración en los fosfolípidos de membrana, modulando así varias vías de señalización. Esta incorporación de DHA en las membranas celulares conduce a la generación de mediadores lipídicos antiinflamatorios implicados en la resolución de la inflamación, tales como resolvinas, protectinas y maresinas. Entre los efectos beneficiosos observados en el cáncer, se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 poseen actividad antineoplásica al inducir la apoptosis de las células cancerosas humanas y aumentar su sensibilidad a las terapias convencionales contra el cáncer sin afectar a las células normales. Algunos ácidos grasos esenciales son selectivamente tóxicos para las células cancerosas. La incorporación de ácidos grasos n-3 en los tejidos proporciona excelentes sustratos para la lipoperoxidación. Este efecto citotóxico selectivo sobre las células cancerosas, aparentemente causado por la pérdida de eficacia de varios mecanismos antioxidantes durante la transformación maligna, es una aplicación clínica prometedora.

En un estudio de casos y controles en pacientes posmenopáusicas con cáncer de mama, se usó tejido adiposo del glúteo como indicador de exposición a ácidos grasos poliinsaturados. No hubo una asociación inversa significativa entre los ácidos grasos n-3 y el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, cuando se examinó el equilibrio entre los diferentes tipos de ácidos grasos poliinsaturados, se encontró una asociación inversa entre la relación n-3/n-6 y el cáncer de mama. Estos datos respaldan la hipótesis de que los ácidos grasos n-3 pueden inhibir el desarrollo del cáncer de mama, dependiendo de los niveles de ácidos grasos n-6.Es importante enfatizar la importancia de considerar todos los componentes lipídicos para evaluar su papel en el cáncer. Nivel de evidencia B, fuerza de la recomendación 2.

El síndrome de caquexia por cáncer es uno de los principales contribuyentes a la morbilidad y la mortalidad, y se caracteriza por la pérdida masiva de peso corporal. Aunque la ingesta de alimentos debe incrementarse en el paciente caquéctico, la ganancia de masa magra es difícil de lograr a menos que se mejoren las anomalías metabólicas. Los mediadores responsables de estos cambios metabólicos son producidos por el tumor y el huésped e incluyen citoquinas proinflamatorias, mediadores neuroendocrinos y algunos factores específicamente producidos por el tumor. Se ha demostrado que el ácido graso omega-3 EPA posee propiedades anticaquécticas en un modelo de cáncer de colon. Para mejorar la calidad de vida de los pacientes caquécticos, es necesario no solo estabilizar su peso corporal sino también restaurar la masa magra consumida durante el proceso de la enfermedad. Por esta razón, este estudio comparó el efecto de una proteína y un suplemento energético que contiene EPA y antioxidantes con un suplemento isocalórico como control, en pacientes caquécticos con cáncer. Se evaluaron el peso, la composición corporal, la ingesta dietética y la calidad de vida. Los autores encontraron que ambos suplementos detenían la pérdida de peso en los pacientes, pero solo el suplemento que contenía EPA producía una ganancia de masa magra y mejoraba la calidad de vida de los pacientesNivel de evidencia A, fuerza de la recomendación 1.

ANTIOXIDANTES

Durante el desarrollo del cáncer, se genera un estado crónico de estrés oxidativo debido a una disminución en los niveles de antioxidantes endógenos, como la superóxido dismutasa, la glutatión peroxidasa y los antioxidantes exógenos, incluidas las vitaminas C, E, β-caroteno y selenio. El estrés oxidativo puede afectar varias funciones de las células cancerosas, incluyendo proliferación, inestabilidad genética y mutaciones, alteraciones en la sensibilidad celular a agentes anticancerígenos, invasión y metástasis. Los radicales de oxígeno aumentan la producción de los factores angiogénicos interleuquina-8 y el factor de crecimiento endotelial vascular, y la secreción de la matriz metaloproteinasa-1; en consecuencia, el estrés oxidativo conduce a la angiogénesis tumoral. El estrés oxidativo aumenta durante el tratamiento con quimiorradioterapia y conduce a efectos secundarios que comprometen la calidad de vida del paciente. Por lo tanto, la suplementación con antioxidantes como agentes profilácticos se ha propuesto en la prevención y el tratamiento del cáncer, y también pueden atenuar los efectos secundarios del tratamiento y mejorar la calidad de vida del paciente. Aun así, existe una gran controversia sobre el tema, ya que varios ensayos clínicos han obtenido diferentes resultados a favor o en contra del uso de antioxidantes durante el tratamiento del cáncer.

Un ensayo clínico aleatorizado analizó los efectos de la administración de suplementos de antioxidantes en mujeres diagnosticadas con cáncer de cuello uterino y sometidas a quimiorradioterapia. El grupo de intervención recibió una mezcla de antioxidantes (200 UI de Vitaminas C y E, 4,8 mg de β-caroteno y 15 μg de selenio) durante un período de 6 semanas, y el grupo de control recibió un placebo. Si bien no se observó una diferencia significativa en el daño oxidativo de los lípidos, se describió una reducción significativa en la carbonilación de proteínas y la estabilización de los niveles de hemoglobina, que parecía mejorar la calidad de vida de los pacientes.Otro hallazgo importante fue que, aunque los pacientes consumieron más energía de la recomendada, no cumplieron con sus requisitos antioxidantes con solo la dietaNivel de evidencia A, fuerza de la recomendación 2.

Por otro lado, la suplementación con 400 UI de Vitamina E y 500 mg de Vitamina C, durante un período de 10 años en hombres de 50 años de edad o mayores, no tuvo ningún efecto sobre la incidencia del cáncer a corto o largo plazoNivel de evidencia A, fuerza de la recomendación 1.

Dentro del grupo de antioxidantes, los polifenoles han sido ampliamente estudiados. Los estudios epidemiológicos han revelado que el consumo regular de alimentos ricos en polifenoles se asocia con un menor riesgo de desarrollar cáncer. Los polifenoles, como el galato de epigalocatequina (del té verde), la curcumina y el resveratrol, aumentan los niveles de peróxido de hidrógeno en las células cancerosas, promoviendo la apoptosis y la autofagia. Dado que los polifenoles pueden actuar como antioxidantes o prooxidantes, dependiendo del objetivo celular, su administración junto con la quimioterapia o radioterapia convencional ha sido propuesta como una estrategia prometedora que favorece la muerte selectiva de células cancerosas, disminuye la resistencia a los medicamentos y previene los efectos nocivos efectos de la terapia contra el cáncer en las células normales. Nivel de evidencia C, fuerza de la recomendación 2.

PREBIÓTICOS Y PROBIÓTICOS

El desarrollo de la microbiota intestinal es la base de la capacidad de la barrera intestinal para evitar que las bacterias patógenas invadan el tracto gastrointestinal. Cuantitativamente, los géneros bacterianos más importantes son BacteroidesBifidobacterium. La microbiota colónica es el principal estímulo antigénico para respuestas inmunes específicas a nivel local y sistémico. Los probióticos se definen como organismos vivos que son beneficiosos para la salud. Los prebióticos se definen como productos no digeribles que, cuando son metabolizados por microorganismos intestinales, modulan la composición y actividad de la microbiota intestinal, generando un efecto fisiológico beneficioso en el huésped. Algunos ejemplos de prebióticos incluyen lactulosa, fructanos tales como inulina, trans-galactooligosacáridos, polidextrosa, oligosacáridos de soja, lactosacarosa, isomalto-oligosacáridos y glucanos, entre otros.

Un aspecto clave de los probióticos es su capacidad para ejercer un efecto distante del sitio de administración. Esto puede ocurrir a través de la transferencia de organismos, por ejemplo, del intestino a las glándulas mamarias en mujeres lactantes, y mediante la producción de moléculas que se absorben a través del intestino o que influyen directa o indirectamente en los compuestos del huésped. Los ejemplos incluyen la disminución del colesterol sanguíneo o la disminución de la gravedad y la duración de las infecciones en las vías respiratorias a través de mediadores inmunes; se observa otro efecto distante en el cerebro, al cual el probiótico per seno entra, sino que ejerce un efecto a través de las moléculas que produce, como los neuroquímicos. Las especies más importantes de probióticos estudiadas específicamente en busca de estas características han sido Bifidobacterium,LactobacillusyStreptococcus.

La diarrea se ha discutido ampliamente como uno de los efectos secundarios más dañinos del tratamiento con quimiorradioterapia para el abdomen y la pelvis. Además, la quimioterapia modifica la composición de la microbiota intestinal nativa, que es significativa para el metabolismo de varias enzimas intestinales, la regulación de la angiogénesis intestinal y las funciones inmunológicas que mantienen la integridad de la barrera intestinal.

En una revisión sistemática, se evaluó la eficacia y la seguridad de los probióticos para la prevención de la diarrea inducida por quimiorradioterapia en pacientes con tumores abdominales y pélvicos. Se descubrió que los probióticos previenen la diarrea causada por quimiorradioterapia; en particular, la incidencia de diarrea grado> 2 se reduce significativamente con el uso de probióticos. Nivel de evidencia A, fuerza de la recomendación 1.

Un ensayo clínico estudió el efecto de Bifidobacteriumbreveadministrado por vía oral en pacientes pediátricos sometidos a quimioterapia, en términos de su capacidad para resistir infecciones y la composición de su microbiota fecal y el entorno intestinal. La frecuencia de fiebre y la necesidad de antibióticos fue menor en el grupo que recibió el probiótico en comparación con el grupo placebo.Además, el uso del probiótico promovió el crecimiento de bacterias anaerobias, mientras que la interrupción de la microbiota intestinal después de la quimioterapia fue más pronunciada en el grupo placebo. Por lo tanto, la administración de B. brevepodría ser beneficiosa en pacientes inmunocomprometidosal mejorar su entorno intestinal. Nivel de evidencia B, fuerza de la recomendación 1.

Un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, estudió la eficacia y tolerabilidad deL. rhamnosus en pacientes con diarrea inducida por radiación. Los pacientes que recibieron probióticos informaron una mejor consistencia fecal y disminución de las deposiciones, en comparación con los pacientes que recibieron placebo. Por lo tanto, se encontró que la suplementación probiótica es beneficiosa. Nivel de evidencia A, fuerza de la recomendación 1.

En un estudio piloto, se analizaró el efecto de una preparación de alta potencia que contenía 450 mil millones/g de bacterias liofilizadas viables, que incluyen L. caseiLactobacillus plantarumLactobacillus acidophilusLactobacillus delbrueckiisubspbulgaricusB. longumB. breveB. infantisS. salivarius subspthermophilus,en la disminución de la tasa y la gravedad de la diarrea inducida por radiación durante la radioterapia después de la cirugía para el cáncer abdominal y / o pélvico. Los resultados de este estudio indican que la bacterioterapia con esta preparación puede proteger a los pacientes contra el riesgo de diarrea inducida por radiación. Además, es un tratamiento seguro, incluso en pacientes con cáncer tratados con radioterapia. Un posterior ensayo clínico doble ciego, controlado con placebo, investigó la eficacia de esta preparación probiótica de alta potencia en la prevención de la diarrea inducida por radiación en pacientes con cáncer. Los pacientes que recibieron la intervención probiótica tuvieron significativamente menos diarrea de Grado 3 y 4 en comparación con los pacientes a los que se les administró placebo. Las bacterias probióticas son una opción segura y factible para proteger a los pacientes con cáncer de la diarrea inducida por la radiación. Nivel de evidencia A, fuerza de la recomendación 1.

Otro estudio prospectivo, doble ciego, controlado con placebo y aleatorizado, 63 pacientes con cáncer de cuello uterino fueron tratados concomitantemente con cisplatino y radioterapia pélvica. Los pacientes fueron aleatorizados para recibir un probiótico que contiene L. acidophilus Bifidobacterium bifidum,o placebo, dos veces al día durante la radioterapia. Se observó diarrea de grado 2 o 3 en el 45% de los pacientes que recibieron placebo versus el 9% de los pacientes que recibieron probióticos. Además, la necesidad de medicación antidiarreica estaba presente en el 32% de los pacientes que recibieron placebo frente al 9% de los pacientes que recibieron los probióticos. La prevalencia de heces líquidas fue del 65% en pacientes con placebo, en comparación con el 19% en pacientes con probióticos. Por lo tanto, parece que los suplementos probióticos tuvieron beneficios significativos en pacientes con cáncer de cuello uterino sometidos a quimiorradioterapia concomitante. Nivel de evidencia A, fuerza de la recomendación 1.

Los ensayos clínicos aleatorizados aún no son suficientemente concluyentes para recomendar el uso de prebióticos; sin embargo, su administración puede ayudar a mejorar el tratamiento del cáncer. La administración concurrente de prebióticos y probióticos puede prevenir los efectos adversos de los tratamientos oncológicos, particularmente de la radioterapia pélvica.

Como conclusión, en el paciente de cáncer que recibe radiación en el área abdominopélvica, cuando sea posible, se recomienda una dieta con suficiente proteína, compuesta de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 para promover la antiinflamación y prevenir la caquexia y, lo que es más importante, una dieta rica en alimentos que contienen antioxidantes y polifenoles para proteger a las células sanas de la oxidación derivada del tratamiento del cáncer. Además, dado que el uso de probióticos ha demostrado ser seguro para pacientes con cáncer, una dieta que contiene alimentos con probióticos puede conferir efectos beneficiosos no solo para proteger el tracto gastrointestinal sino también para proporcionar un ambiente antiinflamatorio para el paciente.

Serna-Thomé G, Castro-Eguiluz D, Fuchs-Tarlovsky V, Sánchez-López M, Delgado-Olivares L, Coronel-Martínez J, Molina-Trinidad EM, de la Torre M, Cetina-Pérez L. Use of Functional Foods and Oral Supplements as Adjuvants in Cancer TreatmentRev Invest Clin.018; 70(3):136-146.

MEJORA LA SALUD DE LA PIEL CON ADMINISTRACIÓN ORAL DE COMPUESTOS NATURALES: COLAGENO-CERAMIDAS-ASTAXANTINA-B CAROTENO

El vínculo más reciente entre la nutrición y el envejecimiento de la piel comenzó alrededor del año 2000 con el aumento demostrado de los informes científicos revisados que incluían mecanismos de acción bioquímicos y moleculares.

Esta revisión recoge la historia, la estructura química y las fuentes, las propiedades biológicas y biomédicas en la piel y, por último, los datos clínicos y en animales sobre las aplicaciones orales de: (a) colágeno, (b) ceramidas, (c) β-caroteno, (d) astaxantina, (e) coenzima Q10, (f) calostro, (g) zinc y (h) selenio en su modo de acción o función en la mejora de la salud de la piel y diversos puntos finales dérmicos. Por último, la importancia del microbioma de la piel humana se explica brevemente en referencia a la genómica, la medición y los factores que influyen en su expresión y cómo puede alterar el sistema inmunológico, diversos trastornos dérmicos y potencialmente participar en la quimioprevención.

COLÁGENO
El colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo humano donde es responsable de la estructura, la estabilidad y la fuerza, especialmente dentro de las capas dérmicas. Con respecto al envejecimiento, la deposición de colágeno (y elastina) disminuye con el envejecimiento cronológico y particularmente con el fotoenvejecimiento. Además, se puede descomponer mediante la hidrólisis de proteínas como las metaloproteinasas de matriz (MMP), que producen daños dérmicos y arrugas indeseables en la piel. Todas las proteínas de colágeno tienen una estructura basada en tres cadenas polipeptídicas helicoidales con glicina (Gly) que ocurre cada tres residuos de aminoácidos, mientras que la prolina (Pro) y la hidroxiprolina (Hyp) forman aproximadamente 1/6 de la secuencia total del colágeno. El colágeno es un material viscoelástico con alta resistencia a la tracción con baja inmunogenicidad en el que se puede ingerir o inyectar.

Se sabe que el colágeno hidrolizado tiene varias propiedades biológicas positivas como la actividad antioxidante, antihipertensiva e hipolipemiante, así como las acciones reparadoras establecidas en la piel dañada. Además, el colágeno tiene una doble acción en la piel donde primero proporciona los componentes del bloque de construcción para el colágeno y, en segundo lugar, se une a los receptores en fibroblastos ubicados en las capas dérmicas para estimular la síntesis de colágeno y elastina, así como también a los ácidos hialurónicos.

La administración oral de colágeno mejora los parámetros de la piel (y las uñas) en estudios humanos
En 2014, Proksch et al. realizó un ensayo doble ciego controlado por placebo que examinó a 69 mujeres de 35 a 55 años de edad que fueron asignadas al azar y recibieron 2,5 o 5 g de péptidos de colágeno o placebo una vez al día durante ocho semanas (n = 23 sujetos por grupo). Al final del estudio, la elasticidad de la piel en ambos grupos de colágeno mejoró significativamente sobre el grupo de placebo, mientras que la humedad de la piel también mejoró en los grupos de colágeno, pero no alcanzó significación sobre los niveles de placebo. Esto sugiere que la suplementación oral de péptidos de colágeno tiene efectos beneficiosos en la fisiología de la piel.

En 2015, Asserin et al. utilizaron dos ensayos clínicos controlados con placebo para evaluar el efecto de la suplementación oral diaria con péptidos de colágeno sobre la hidratación de la piel y la densidad de colágeno en voluntarios. Después de 4 semanas de suplementación, la deposición de colágeno dérmico aumentó significativamente y, a las 8 semanas, la hidratación de la piel aumentó significativamente. Ambos parámetros cutáneos mejorados persistieron después de 12 semanas y los resultados ex vivomostraron que los péptidos de colágeno indujeron la producción de colágeno y glicosaminoglicano.

Por lo tanto, hay una gran cantidad de informes preclínicos y clínicos que proporcionan evidencia conforme la suplementación con colágeno hidrolizado mejora de la salud dérmica mediante.

CERAMIDAS
En la epidermis de la piel, el estrato córneo es la principal barrera que funciona para: prevenir la deshidratación y la pérdida de agua, defenderse contra la radiación ultravioleta y agentes externos dañinos, y mantener la salud dérmica. Además, es un indicador de envejecimiento de la piel. Los principales lípidos que forman la barrera multilamelar del estrato córneo consisten en un 50% de ceramidas, un 25% de colesterol y aproximadamente un 15% de ácidos grasos. Debido a la descamación normal que se produce aproximadamente cada 28 días, se estima que la piel sintetiza 100–150 mg de lípidos por día para reemplazar los lípidos perdidos. Hay varios trastornos de la piel humana y enfermedades asociadas con las ceramidas. Estas afecciones incluyen: psoriasis e ictiosis lamelar, dermatitis atópica, acné, caspa y la enfermedad de Gaucher. Por ejemplo, en resumen, la dermatitis atópica es un trastorno cutáneo común que afecta a hasta el 18% de la población de los EE. UU., que se caracteriza por piel seca, prurito y disminución de la función de la barrera de la piel. Se ha establecido quelos niveles de ceramidas en la piel se reducen significativamente en la dermatitis atópica en comparación con la piel sana.

CAROTENOIDES (ß-CAROTENO)
Los carotenoides son una clase de más de 700 pigmentos de color amarillo, naranja, roja y verde solubles en grasa de origen natural sintetizados en frutas y verduras. Estos carotenoides se dividen en moléculas de provitamina A como β-caroteno, α-caroteno y β-criptoxantina, que se pueden convertir en el cuerpo en retinol y compuestos no provitamina A como las xantofilas, licopeno, luteína y zeaxantina que no pueden convertirse en retinol (vitamina A). Si bien se ha demostrado que los carotenoides ejercen muchos mecanismos de acción contra enfermedades crónicas como trastornos oculares, síndrome metabólico y diferentes tipos de cáncer, este resumen se centrará en el β-caroteno solo en referencia a la salud dérmica.

Debido a sus propiedades antioxidantes, se ha reportado que el β-caroteno desempeña funciones importantes contra el estrés oxidativo y la inflamación por su capacidad para neutralizar el oxígeno singlete, su capacidad para oxidarse y su capacidad para eliminar los radicales libres. El mecanismo oxidativo en la fisiología de la piel incluye especies reactivas de oxígeno (ROS), que pueden ser radicales hidroxilo, superóxido, radicales peroxilo y alcoxilo, oxígeno singlete, peróxido de hidrógeno y peróxidos orgánicos. Se ha demostrado quelas dietas ricas en β-caroteno o mediante suplementos nutricionales previenen el daño celular, el envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer de piel. Específicamente, se ha demostrado que el β-caroteno protege contra las quemaduras solares (fotoprotección), inhibiendo los radicales libres y suprimiendo la respuesta celular y tisular a la inflamación.

En 2010, Choetal. examinó los efectos de una dosis baja (30 mg / día) versus una dosis alta (90 mg / día) de β-caroteno durante 90 días en 30 sujetos sanos mayores de 50 años. Solo en el grupo de dosis baja, los niveles de procolágeno tipo I aumentaron significativamente en 4.4 veces en comparación con los valores de la línea de base y redujeron las arrugas y el aumento de la elasticidad en la piel facial fotoenvejecida de los sujetos. Por el contrario, la alta dosis de β-caroteno tuvo efectos perjudiciales en los que aumentó la reactividad cutánea al daño cutáneo inducido por UV. Por lo tanto, esta dosis alta no fue recomendada.
En 2013, Meinke at al. realizó un estudio clínico doble ciego controlado con placebo en 24 voluntarios sanos en los que se administraron suplementos durante ocho semanas. Los resultados mostraron la influencia de los carotenoides en la dieta, que aumentaron la actividad de captación de radicales de la piel y brindaron una protección significativa contra la formación de radicales libres. Los autores también propusieron que la suplementación dietética podría evitar el envejecimiento prematuro de la piel y otras enfermedades cutáneas asociadas.
Por lo tanto, se ha demostrado que el β-caroteno inhibe los radicales libres, la peroxidación de lípidos inducida por oxígeno singlete, disminuye la proinflamación (estrés oxidativo de ROS) y los biomarcadores del envejecimiento como las MMP, protegiendo contra la degradación de la matriz extracelular.

ASTAXANTINA
La astaxantina es un carotenoide similar en estructura química al β-caroteno. Sin embargo, no se convierte en vitamina A. Los hallazgos más consistentes en la investigación son los diversos beneficios clínicos y el potencial de efectos antienvejecimiento. A partir de estudios farmacocinéticos, se piensa que la absorción de astaxantina ocurre por difusión pasiva en los enterocitos, que se incorporan a los quilomicrones y, luego, a las lipoproteínas de baja densidad y las lipoproteínas de alta densidad que se distribuyen posteriormente a los diferentes tejidos a través de la circulación. Fumar inhibe la biodisponibilidad de la astaxantina, mientras que la ingesta de alimento mejora su absorción y biodisponibilidad.

La dosis de astaxantina ha demostrado ser segura en varios ensayos clínicos en humanos (hasta 40 mg / día). Por último, se ha demostrado el bloqueo la enzima 5α-reductasa que convierte el principal andrógeno masculino y testosterona en dihidrotestosterona (5α-DHT).
En 2017, Chalyk et al. monitorearon el estrés oxidativo dérmico y los marcadores biológicos del envejecimiento cutáneo en 31 voluntarios de mediana edad (17 hombres y 14 mujeres mayores de 40 años) a los que se administraron cápsulas de 4 mg de astaxantina durante cuatro semanas. El análisis morfológico de los componentes de la superficie cutánea permitió detectar cambios relacionados con la edad en la descamación de los corneocitos y la presencia de microbios. Las muestras de sangre se tomaron los días 0, 15 y 29 para cuantificar el estrés oxidativo. El análisis mostró una disminución significativa de los niveles de descamación de los corneocitos y de la presencia de microbios al final del estudio. Los marcadores sanguíneos mostraron que el malondialdehído en plasma disminuyó durante la administración de astaxantina, lo que sugiere que se produce un fuerte efecto antioxidante que promueve un rejuvenecimiento de la piel.

COENZIMA Q10
La coenzima Q10 es un antioxidante endógeno soluble en lípidos presente en todas las membranas. Su anillo de benzoquinona con su grupo lateral isoprenoide está relacionado en su estructura con la vitamina K y la vitamina E. Es el cofactor para tres enzimas mitocondriales (complejos I, II y III) y se sabe que reduce el daño oxidativo mitocondrial. El mecanismo de acción de la coenzima Q10 como antioxidante se ha demostrado que reduce la producción de radicales libres, está involucrado en la regeneración de la vitamina E, reduce el daño del ADN de los queratinocitos, reduce la producción de MMP inducida por UVA en fibroblastos, mejora la expresión de colágeno y elastina, inhibe la producción de IL-1α, IL-6 y la síntesis de melanina, e inhibe las MMP.

Un estudio clínico reciente en 2017 examinó el efecto de la suplementación dietética de coenzima Q10 (con 50 o 150 mg / día durante 12 semanas) en un experimento doble ciego, controlado con placebo, con 33 sujetos sanos. Ambas dosis de coenzima Q10 redujeron significativamente las arrugas y las líneas de micro-relieve y mejoraron la suavidad de la piel. En particular, la alta dosis de coenzima Q10 mostró una mejoría adicional de las arrugas en los pliegues nasolabiales, en las esquinas de las líneas de la boca y en las líneas ascendentes a la periferia. Sin embargo, la suplementación con coenzima Q10 no afectó significativamente la hidratación de la piel o el grosor dérmico. Por lo tanto, los beneficios para la piel humana de la coenzima Q10 están bien establecidos debido a sus mecanismos antioxidantes de acción y participación en los niveles de energía celular para mantener la homeostasis y mejorar la salud dérmica.

ZINC 
El zinc es un oligoelemento esencial involucrado en la fabricación de nuevas células (división celular) y enzimas que procesan carbohidratos, grasas y proteínas en los alimentos, coagulación sanguínea y cicatrización de heridas, la función del sistema inmunológico, síntesis de proteínas, proteger la función de los órganos sensoriales, protección contra el estrés oxidativo y ayuda con la reparación del ADN, y control glucémico. Es importante mantener un nivel de zinc en “estado estable” ya que muy poco o demasiado puede resultar en una disfunción fisiológica y/o enfermedad.

En particular, también hay síntomas y afecciones relacionados con la piel y el cabello asociados con una sobredosis de zinc. La acrodermatitis enteropática es un trastorno genético autosómico recesivo raro caracterizado por dermatitis periorificial, alopecia y diarrea. Este trastorno es causado por mutaciones en el gen que codifica una proteína de membrana que se une al zinc. Adicionalmente, en 1986, Mulherm et al. demostró que el exceso de zinc en la dieta de ratones hembra lactantes afecta la pigmentación y el estado de la piel, lo que sugiere que el zinc desempeña varias funciones importantes en los parámetros de la piel.

Los aspectos más importantes del zinc que se han revisado en los últimos cuatro años cubren la biología de la piel, los trastornos de la piel, la cicatrización de heridas.

SELENIO
El selenio ha atraído la atención debido a sus propiedades antioxidantes. El selenio existe en dos formas: Inorgánico (selenato y selenito) y orgánico (selenometionina y selenocisteína). Ambas formas pueden ser buenas fuentes dietéticas. Está compuesto por más de dos docenas de selenoproteínas que desempeñan funciones importantes en la reproducción, el metabolismo de la hormona tiroidea, la síntesis de ADN y la protección contra el daño oxidativo y la infección. La mayor parte del selenio se encuentra en forma de selenometionina en tejidos humanos y animales. Al igual que el zinc, es importante mantener niveles adecuados de selenio, ya que muy poco o mucho puede resultar en una disfunción fisiológica y / o enfermedad.La deficiencia de selenio se asocia con un mayor riesgo de varios tipos de cáncer, incluido el cáncer de piel.

El selenio está presente en las células de la piel que ayudan en la función de la glutatión peroxidasas (GPX) y tiorredoxina reductasa (GPX es un buen biomarcador para los niveles de selenio), eliminar hidroperóxidos de lípidos nocivos, peróxido de hidrógeno y peroxinitritos, síntesis y reparación de ADN, prevención del estrés oxidativo, desestabilización de la membrana celular y daño al ADN, y prevenir los efectos de la radiación UVB y la apoptosis inducida.

OTROS COMPUESTOS NATURALES SELECCIONADOS Y VITAMINA D
Los polifenoles del té verde, las proantocianidinas de semilla de uva, la silimarina, los polifenoles del cacao y el resveratrol junto con sus compuestos relacionados son compuestos bioactivos que tienen la capacidad de mejorar la salud de la piel y reducir el envejecimiento de la piel. Actúan como antioxidantes y estimulan la vía Nrf2para generar otros antioxidantes, estimulan la producción de colágeno y elastina mientras que, al mismo tiempo, inhibe las MMP y la enzima elastasa, inhiben moléculas inflamatorias, como las interleucinas y los compuestos de la ciclooxigenasa, y la inhiben o contrarrestan de la formación de ROS, inhiben NFkappB y AP-1, estimulan la expresión del gen SIRT 1 (el biomarcador antienvejecimiento).

La vitamina D tiene efectos pleiotrópicos en la piel, donde la exposición a la luz solar es la fuente principal de vitamina D para la mayoría de las personas. De hecho, la vitamina D actúa más como una hormona que como una vitamina, ya que regula la proliferación y diferenciación epidérmica, protege la piel del daño solar y mejora la cicatrización de heridas.

MICROBIOMA HUMANO Y LOS TRASTORNOS DÉRMICOS
Las regiones de la piel, los productos químicos aplicados, el sexo, la ubicación geográfica, el origen étnico, la profundidad de la epidermis, el tratamiento con antibióticos y la vacunación, el uso de cosméticos, la edad y el estado de salud influyen en el número y la diversidad del microbioma de la piel.

La disbiosis se produce cuando la comunidad microbiana está alterada o deteriorada en comparación con las condiciones normales, lo que crea la oportunidad de que se desarrollen enfermedades o afecciones de la piel. Por ejemplo, el acné, que es una afección cutánea común que afecta aproximadamente al 85% de los adolescentes y adultos jóvenes, se ha asociado con el crecimiento excesivo de Propionibacterium acnesy específicamente con ciertas cepas de la bacteria. En pacientes con psoriasisla microbiota de las zonas afectadas es distinta de la piel sana y no afectada. En personas con dermatitis atópicase ha mostrado un aumento en Staphylococcus aureusdurante las brotes junto con una disminución en la diversidad microbiana. Después de los tratamientos de la dermatits, la diversidad bacteriana aumentó, lo que sugiere una relación entre la diversidad microbiana y las mejoras en la actividad de la enfermedad. También se ha observado la relación entre la disbiosis de la piel y la epidermólisis ampollosa, la rosácea y la blefaritis.

Si bien existe cierta comprensión de la relación entre el microbioma y las enfermedades inflamatorias como la psoriasis y el acné discutidas anteriormente, la investigación sobre cómo el microbioma de la piel está relacionado con el cáncer está en su inicio. La exposición microbiana desempeña un papel crítico en la supresión de la inflamación que promueve el cáncer al fortalecer la red entre las células T reguladoras y la T-helper (Th17) y la citoquina inflamatoria interleuquina-23 (IL-23). Los receptores tipo Toll (TLR) inducen respuestas inflamatorias contra patógenos invasores. Sin embargo, la activación de TLR no regulada conduce a una inflamación crónica que puede provocar cáncer de piel.
A medida que aumenta nuestra comprensión de la relación entre el microbioma de la piel y la enfermedad, las bacterias tienen un papel potencial en el tratamiento de ciertas enfermedades. Por ejemplo, el uso de probióticos, bacterias vivas que benefician al huésped y prebióticos conocidos como “alimentos” para estas bacterias se han establecido como una herramienta terapéutica para la salud intestinal. La salud de la piel, aun flata más investigación y desarrollo en el área aunque se tienen algunos datos.Staphylococcus epidermidis, que es una bacteria de la piel comensal, puede fermentar el glicerol y crear zonas de inhibición para evitar el sobrecrecimiento de P. acnes. La investigación actual examina los estados existentes del microbioma de la piel en poblaciones sanas y enfermas, pero se ha realizado poca investigación para explorar el efecto de compuestos orales específicos en la salud de la piel a través de alteraciones del microbioma de la piel.

Esta revisión concluye que las fuertes propiedades antioxidantes de muchos de los compuestos naturales tienen diversas actividades biológicas y moleculares que nos protegen contra las respuestas inflamatorias, la producción de ROS, la pigmentación de la piel, las arrugas dérmicas y la mejora de las propiedades de barrera de la piel, especialmente del estrato córneo. El énfasis reciente en el microbioma de la piel resalta los descubrimientos de posibles interacciones de la diversidad de la microbiota (que cambian con la edad, el género, la ubicación geográfica) con propiedades funcionales y estructurales dérmicas que antes no se conocían. Sin duda, estudios futuros revelarán las complejas interacciones del microbioma de la piel con la salud dérmica y el envejecimiento de la piel.

Vollmer DL, West VA, Lephart ED. Enhancing Skin Health: By Oral Administration of Natural Compounds and Minerals with Implications to the Dermal Microbiome. Int J Mol Sci. 2018 Oct 7;19(10).

PRODUCTOS NATURALES, MINERALES Y MEDICAMENTOS DE VENTA LIBRE COMO TERAPIAS COMPLEMENTAR

El trastorno depresivo mayor (TDM) es una enfermedad mental relativamente frecuente con una prevalencia de por vida de aproximadamente el 12%. Desafortunadamente, la eficacia de los antidepresivos (AD) actualmente disponibles es moderada. De acuerdo con los resultados de varios ensayos controlados aleatorios (incluido el estudio STAR * D), el primer ensayo con un agente antidepresivo produce una “respuesta” en solo alrededor del 50% de los pacientes con TDM, y, dentro de ese grupo, produce “remisión” en solo el 30 a 40% de los pacientes. Además, las investigaciones realizadas en la práctica clínica han arrojado resultados aún más alarmantes: se ha encontrado que la proporción de remitentes es solo del 15 al 35%. Sin embargo, es probable que la identificación y resolución apropiadas de las causas / factores en la integridad del tratamiento de los AD (p. ej., bipolaridad oculta; pérdida de adherencia; indicación de dosis terapéuticas; metabolismo rápido de los AD debido a las variantes genéticas especiales del citocromo (CYP) P450 enzimas; comorbilidades somáticas y / o psiquiátricas, como el hipotiroidismo) puede reducir las proporciones de no respondedores reales o respondedores parciales en la práctica clínica.

Debido a la limitada eficacia del tratamiento con los AD administrados, varias estrategias, como el ajuste de la dosis del agente administrado, sustitución por otro AD, añadiendo un segundo AD al AD ya administrado, el uso simultáneo de psicoterapia o terapia electroconvulsiva con tratamiento con corriente eléctrica o AD con electricidad. Otra forma de tales estrategias es el “aumento” (o “tratamiento adjunto”), lo que significa la administración de un medicamento que no se considera un antidepresivo en sí mismo (por ejemplo, antipsicóticos de segunda generación, litio, hormonas tiroideas, buspirona o agentes antiparkinsonianos dopaminérgicos) como complemento al tratamiento de los AD. Las estrategias de aumento para el tratamiento estándar de los AD también pueden implicar el uso de nutracéuticos (como vitaminas, minerales, plantas). Si consideramos el creciente cuerpo de evidencia sobre el papel de la dieta en la salud mental y también de las intervenciones dietéticas en el tratamiento de diversas enfermedades mentales, podemos concluir que una nueva disciplina, llamada ‘psiquiatría nutricional’ ha surgido en los últimos años. En línea con esto, varios artículos de investigación y revisiones se han publicado recientemente sobre la eficacia de los nutracéuticos en la monoterapia o terapia complementaria del TDM. Algunos investigadores suponen que la administración de una combinación de nutracéuticos puede ser más beneficiosa que la administración de uno solo. En consecuencia, se han lanzado recientemente estudios clínicos para evaluar la eficacia de las combinaciones de nutracéuticos como un tratamiento complementario para los AD en pacientes con TDM.

ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3 (AGPI ω-3)
Se han propuesto varios mecanismos neurofisiológicos para explicar los efectos beneficiosos de los AGPI ω-3 en la depresión, tales como la influencia de la fluidez y la integridad de la membrana celular, la inhibición de las citocinas proinflamatorias, el incremento la expresión del BDNF, modulando la transmisión en sistemas monoaminérgicos e influyendo en la actividad del eje hipotalámico-hipofisario suprarrenal (HHS).

Se han llevado a cabo varios ensayos aleatorios controlados (RTC) con placebo para determinar la efectividad de la terapia exclusiva con AGPI o como coadyuvante en el tratamiento farmacológico del TDM. En los últimos años se han publicado varios metanálisis (incluida una revisión Cochrane) de esos RTC, así como críticas sobre esos metanálisis. El metaanálisis más reciente incluye 10 RTC (publicados entre 2002 y 2016; número total de pacientes= 415) en la eficacia de los AGPI ω-3 en el tratamiento coadyuvante del TDM y se ha confirmado la eficacia de la suplementación con ω-3. Algunos resultados sugieren que los productos con mayor contenido de EPA (formulaciones que contienen EPA > 50-60%) son más efectivos.

Es importante tener en cuenta que la conversión de ácido α-linolénico en EPA y DHA es muy limitada en los humanos. La fuente natural más importante de EPA y DHA es el pescado y el marisco.

AZAFRÁN
El azafrán tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios además de su impacto en la actividad del eje HHS. Además, es un antagonista de los receptores 5-HT2c, lo que también se aplica a algunos AD bien conocidos (mirtazapina, agomelatina, fluoxetina). Además, tiene efectos neuroprotectores y de mejora de la neurogénesis a través de la inducción de la expresión del BDNF y algunos resultados indican que también actúa como inhibidor de la recaptación de noradrenalina, dopamina y serotonina.

Tres estudios han demostrado que el extracto de azafrán es más efectivo que el placebo en el tratamiento del TDM, la ansiedad y la depresión mixtas. En un estudio aleatorizado, doble ciego, se descubrió que el azafrán era más efectivo que el placebo para reducir los síntomas de la depresión posparto de leve a moderada. De acuerdo con los resultados de varios RTC realizados hasta ahora, la eficacia antidepresiva del azafrán parece ser comparable a (es decir, igual a) la eficacia de los agentes farmacológicos clásicos, como la imipramina, fluoxetina y citalopram, en pacientes con TDM(o distintas subpoblaciones de ellos, por ejemplo, depresión postparto; el TDM con enfermedad de la arteria coronaria; TDM con ansiedad).

Otros estudio se centró en la seguridad de la administración conjunta de azafrán con ISRS, en lugar de en su eficacia. Los autores de ese estudio encontraron que 4 semanas de tratamiento concomitante con azafrán e ISRS no causaron cambios en una amplia gama de parámetros bioquímicos.

TRIPTÓFANO Y 5-HIDROXITRIPTÓFANO
Los resultados de la mayoría de los estudios relacionados con estas sustancias se publicaron entre mediados de los años sesenta y los noventa. Desafortunadamente, varios estudios incluyeron no solo pacientes con TDM, sino también pacientes con depresión bipolar o con trastorno esquizofrénico y los tamaños de muestra fueron frecuentemente bajos. Se compararon la eficacia del 5HTP y el triptófano con placebo en algunas de estas investigaciones o con varios antidepresivos. (como tranilcipromina; clomipramina; imipramina; fluvoxamina; fluoxetina) en otros. Además, se llevaron a cabo algunos estudios para evaluar la eficacia del L-triptófano y el 5-HTP como un tratamiento complementario a los AD. Algunas investigaciones encontraron que la monoterapia con 5-HTP o L-triptófano es más efectiva que el placebo en el tratamiento de la depresión. Los efectos secundarios leves, como la sedación y la boca seca, se reportaron en el caso del triptófano, mientras que en el caso del 5-HTP se notificaron dolores de cabeza, insomnio y palpitaciones. Además, se deben mencionar dos tipos de eventos adversos graves, el síndrome de serotoninérgico y el síndrome de eosinofilia-mialgia. El síndrome de serotoninérgico puede evolucionar cuando se agrega triptófano o 5-HTP a medicamentos con actividad serotonérgica (por ejemplo, varios tipos de antidepresivos o algunos opiáceos).

S-ADENOSIL-L-METIONINA (SAM)
La mayoría de los estudios en humanos han encontrado que la SAM tiene efectos positivos significativos en los síntomas depresivos. La gran mayoría de los estudios la eficacia de SAM no fue inferior (o superior) a la de los antidepresivos en el tratamiento de los síntomas depresivos. Los resultados de los metanálisis sugieren que la eficacia antidepresiva de SAM es comparable a la eficacia antidepresiva de los AD.

CURCUMINA
Según los artículos de revisión recientemente publicados, la curcumina tiene efectos beneficiosos contra los síntomas depresivos en esos modelos preclínicos. De hecho, su eficacia es comparable a la de los AD tradicionales. Vale la pena señalar que los metanálisis enfatizaron el perfil de seguridad y buena tolerabilidad de la curcumina.

VITAMINA D
Se han realizado numerosas investigaciones epidemiológicas con varios diseños (corte transversal, retrospectivo, y longitudinal) para estimar la asociación entre el estado de la vitamina D y el riesgo de depresión. Además, se han publicado dos metaanálisis de esos estudios, ambos en 2013. La mayoría de las investigaciones transversales encontraron una asociación entre los bajos niveles de vitamina D y un mayor riesgo de depresión / síntomas depresivos.

La eficacia de la administración de vitamina D contra los síntomas depresivos también ha sido evaluada por varios RTC y cuatro metanálisis. En general, las conclusiones finales de esos metanálisis no apoyan las acciones antidepresivas de la suplementación con vitamina D (sin embargo, es importante tener en cuenta que la mayoría de los estudios se realizaron en sujetos clínicamente no deprimidos con niveles normales de vitamina D). Sin embargo, de acuerdo con los resultados del metanálisis de Shaeter et al., se encuentra que la suplementación con vitamina D tiene un efecto antidepresivo moderado pero significativo. Hay una escasez de estudios sobre la eficacia de la administración coadyuvante de vitamina D a la terapia con AD estándar. En uno de esos estudios, los participantes (n = 42) con TDM recibieron vitamina D más fluoxetina o placebo más fluoxetina durante ocho semanas. Los resultados sugirieron que la administración coadyuvante de vitamina D (en comparación con el placebo) es efectiva en el aumento de la terapia con ISRS. Sobre la base de los resultados de esos estudios, Sarris et al. concluyeron que las pruebas actuales apoyan el uso complementario de la vitamina D con antidepresivos en el tratamiento del TDM. 

FOLATOS, ÁCIDO FÓLICO
El efecto antidepresivo de la administración de folato per se es sugerido por varias investigaciones preclínicas. Los efectos antidepresivos se han probado en varios estudios en humanos con varios diseños. En algunos de estos estudios -además del folato- también se administraron otros miembros de la familia de la vitamina B (por ejemplo, la vitamina B6, B12). En un estudio se descubrió que el uso complementario de la combinación de vitaminas B6, B12 y ácido fólico era seguro y efectivo (en comparación con el placebo) para mejorar la respuesta al tratamiento con AD durante 52 semanas (pero no aumentó la eficacia del tratamiento de AD de 12 semanas). Además, las recaídas de individuos que habían experimentado una remisión a las 12 semanas fueron menos frecuentes entre las tratadas con vitaminas que las tratadas con placebo. Finalmente, un metaanálisis muy reciente, llegó a la conclusión de que el ácido fólico a dosis bajas (<5 mg=”” d=”” a=”” y=”” el=”” metilfolato=”” una=”” dosis=”” de=”” 15=”” son=”” coadyuvantes=”” efectivos=”” los=”” isrs=”” en=”” tratamiento=”” del=”” tdm=”” br=”” style=”box-sizing: border-box;” data-mce-style=”box-sizing: border-box;”>
SELENIO
Algunas investigaciones han demostrado que el suministro de Se tiene efectos beneficiosos en el estado de ánimo o podría prevenir la depresión posparto, mientras que otros no han podido confirmar un efecto definitivo positivo de la suplementación con Se en los síntomas depresivos. Los efectos biológicos de varias formas de Se (tanto orgánicas como inorgánicas) pueden ser marcadamente diferentes (e incluso opuestas), lo que puede causar dificultades en la interpretación y comparabilidad de los resultados de diversos estudios preclínicos y en humanos.

MAGNESIO
La administración de Mg es capaz de mejorar los efectos antidepresivos de algunos AD (imipramina, citalopram, fluoxetina, tianeptina, bupropión), pero no todos (reboxetina), en pruebas preclínicas de depresión.

Se han realizado estudios de intervención en humanos para evaluar la posible actividad antidepresiva del Mg. Desafortunadamente, la mayoría de esas investigaciones se llevaron a cabo en subpoblaciones especiales (por ejemplo, pacientes ancianos con depresión y diabetes mellitus tipo 2 e hipomagnesemia; sujetos deprimidos con hipomagnesemia; mujeres posparto sin depresión o mujeres con fibromialgia) lo que excluye la extensión de sus conclusiones a la población general con TDM.

INOSITOL
El inositol es el precursor del fosfatidilinositol (PI), que es uno de los principales constituyentes de las membranas celulares de las neuronas. El PI y sus derivados, así como el trifosfato de inositol (IP3), participan en la operación de un importante sistema de mensajería secundaria intracelular activado por receptores acoplados a proteínas G. Varios tipos de receptores que pertenecen a diferentes sistemas de neurotransmisores (por ejemplo, receptores adrenérgicos α1, serotonérgicos 5-HT1C y 5-HT2 y dopaminérgicos D1) están acoplados a las proteínas Gq.

El tratamiento con inositol para el TDM parece ser efectivo de acuerdo con los resultados del único estudio realizado hasta el momento. Desafortunadamente ese estudio tiene algunas deficiencias metodológicas, por ejemplo, la muestra del estudio consistió en sujetos depresivos unipolares y bipolares y tenía un tamaño de muestra pequeño (n = 28). En línea con los metaanálisis recientemente publicados, pudimos identificar solo dos artículos sobre la eficacia del tratamiento adyuvante con inositol a la terapia estándar con AD. Ninguno de esos estudios sugirió que el inositol tendría ningún efecto beneficioso como tratamiento complementario.

CITICOLINA (CITIDINA-5′-DIFOSFOCOLINA; CDP-COLINA)
Pudimos identificar solo un estudio sobre la eficacia del tratamiento con citicolina adjunto a la terapia con AD estándar en el TDM. A los participantes en ese RTC se les administró citalopram y citicolina o citalopram y placebo. Se observaron mejoras significativamente mayores en el grupo de citicolina en comparación con el grupo de placebo después de 2, 4 y 6 semanas de tratamiento. Además, la proporción de remisiones en la semana 6 fue mayor en el grupo de citicolina que en el grupo de placebo. La frecuencia de eventos adversos fue similar en los grupos de placebo y de citicolina. La principal debilidad de ese estudio es su tamaño de muestra limitado (n = 50).

MEDICAMENTOS ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES (AINEs)
Algunos miembros de la familia de los AINE (como el ácido acetilsalicílico (AAS), el ibuprofeno, el diclofenaco y el naproxeno) están disponibles como medicamentos de venta libre (OTC) en varios países.

Desafortunadamente, la mayoría de los ensayos clínicos aleatorios que investigan el efecto de los AINE adicionales a los AD han usado celecoxib y no AINEs de venta libre. Los resultados de los 4 estudios que utilizaron celecoxib coadyuvante (versusplacebo) para el tratamiento estándar de los AD fueron prometedores. Sin embargo, los pequeños tamaños de muestra y otros fallos metodológicos reducen la relevancia de esos hallazgos.

Encontramos un RTC fallido destinado a evaluar el impacto del AAS adicional en la eficacia del tratamiento con citalopram. Los autores concluyeron que el AAS antagonizaba la acción del citalopram en pacientes con TDM y que el tratamiento de combinación era inefectivo, intolerable e inseguro y, por lo tanto, no se recomendaba. Se carece de evidencia firme sobre los efectos beneficiosos de la administración de AINE OTC complementaria a los AD en el tratamiento del TDM (sin embargo, el celecoxib, que no está disponible como medicamento OTC, parece ser efectivo a este respecto).

PROBIÓTICOS
De acuerdo con el concepto del eje intestinal, los microbios en el intestino humano, y en los productos probióticos, afectan el funcionamiento del cerebro humano, y por lo tanto el comportamiento, de múltiples maneras. En primer lugar, los probióticos influyen en la comunicación directa entre el sistema gastrointestinal (GI) y el sistema nervioso central a través del nervio vago. Los mecanismos precisos que explican ese fenómeno son desconocidos, pero sabemos, por ejemplo, que la síntesis de serotonina por las células enterocromafines del tracto GI está influenciada por el microbioma intestinal y, a su vez, la serotonina afecta la actividad del nervio vago. En segundo lugar, los probióticos tienen un impacto en la utilización gastrointestinal de los minerales. En tercer lugar, la microbiota intestinal tiene la propensión a alterar los niveles de citoquinas inflamatorias antiinflamatorias e inflamatorias proinflamatorias y, por lo tanto, puede tener un efecto sobre los trastornos asociados con la inflamación crónica de bajo grado, como la depresión. En cuarto lugar, los probióticos pueden influir en el recambio central y periférico de ciertos neurotransmisores, como las monoaminas (catecolaminas, serotonina, histamina), así como GABA. En quinto lugar, a través de su efecto sobre la expresión génica, los probióticos pueden alterar la expresión de diversos factores neurotróficos, como el BDNF. En sexto lugar, los microbios en los intestinos secretan agentes específicos, como los ácidos grasos de cadena corta (como ácido acético, ácido propiónico y ácido butírico) que tienen diversas actividades biológicas. Finalmente, también se ha sugerido que la microbiota intestinal influye en la actividad del eje HPA, pero los mecanismos exactos en el fondo de esa relación aún no se han identificado.

El tratamiento con probióticos es un campo nuevo e interesante de la medicina psicológica. Aunque la mayoría de los resultados sugieren que los probióticos tienen un efecto positivo en los síntomas del estado de ánimo, los numerosos inconvenientes metodológicos de los estudios existentes limitan en gran medida la aplicabilidad de esos resultados a la práctica clínica cuotidiana.

Dome P, Tombor L, Lazary J, Gonda X, Rihmer Z. Natural health products, dietary minerals and over-the-counter medications as add-on therapies to antidepressants in the treatment of major depressive disorder: a review.Brain Res Bull. 2018 Dec 30;146:51-78.

BERBERINA Y AGRACEJO: UNA REVISIÓN CLÍNICA

El agracejo (Berberis vulgaris L.) es una planta que se encuentra en Asia y Europa. La berberina es el alcaloide más importante de esta planta y está presente en raíces,  tallo y corteza y en muchas otras plantas, como otras especies de Berberis (Berberis aristata L., Berberis croatica L., Berberis aquifolium L.), Coptis (Coptis chinensis L., Coptis japonica L.) e Hydrastis (Hydrastis Canadensis L.). En  B. vulgaris, además de berberina, tiene muchos otros compuestos que incluyen acantina, berberrubina, bargustanina, bervuleina, berbamina, beriambina, columbamina, magnoflorina, lambertina, ácido ascórbico, vitamina K, flavonoides, triterpenos y cumarinas. Es importante saber que algunas actividades de esta planta pueden deberse a otras sustancias y no solo a la berberina.

FARMACOCINÉTICA CLÍNICA
BIODISPONIBILIDAD
La berberina tiene una absorción intestinal pobre y baja biodisponibilidad. La formación de agregados en el medio ácido del estómago y del intestino delgado, la  interacción con las glicoproteínas P (Gp-P) y la distribución en el hígado, son las principales barreras de la berberina en la administración oral.

Esta baja biodisponibilidad limita el uso clínico de la berberina aunque se han probado diferentes estrategias. En humanos, un estudio clínico en 69 pacientes con diabetes tipo 2 demostró que la administración conjunta de berberina (1.000 mg / día) con silimarina (un inhibidor de la Gp-P; 210 mg / día) es más efectiva que la berberina sola en la reducción de la HbA1c. La silimarina sola influye en la HbA1c, y una mejor efectividad de la combinación de la berberina con silimarina podría deberse a un efecto aditivo y no a un resultado de una mejor biodisponibilidad de la berberina.

El quitosano (chitosan) también mejora la absorción de la berberina mediante la regulación de las uniones estrechas, muestra propiedades mucoadhesivas, mejorando  el mantenimiento del fármaco en la superficie de la mucosa.

Los liposomas, microemulsiones y micelas son las estrategias más utilizadas en la industria farmacéutica. Estas formulaciones mejoran la solubilidad y la permeabilidad de la sustancias en el tracto gastrointestinal, aumentan la endocitosis y mejoran el transporte de la sustancia desde el tracto gastrointestinal hasta el sistema linfático. Una formulación de microemulsión oral de berberina resultó 6,47 veces de mayor biodisponibilidad oral en ratas. Otro estudio utilizó un sistema de administración de micelas inversas anhidras provisto a través de la liofilización de una emulsión de agua en aceite; se demostró en ratones un aumento de 2,4 veces en la biodisponibilidad oral de la berberina.

DISTRIBUCIÓN
Los estudios en animales muestran que tiene una alta distribución tisular, distribuyéndose rápidamente en el hígado, los riñones, el cerebro, el corazón, los músculos, los pulmones, el páncreas y el tejido adiposo.

METABOLISMO
Los estudios clínicos han demostrado que el CYP2D6 es el principal citocromo humano P450 (CYP) para la producción de metabolitos de berberina, seguido del CYP1A2, 3A4, 2E1 y CYP2C19. Por lo tanto, el CYP2D6 tiene un papel importante en el metabolismo de la berberina, y la farmacogenética del CYP2D6 y las interacciones entre medicamentos deben considerarse en la administración de esta. Después de someterse a la desmetilación en fase I, los metabolitos de berberina se conjugan con ácido glucurónico o ácido sulfúrico y forman metabolitos de fase II, que serán excretados por la bilis y la orina.

INTERACCIONES CON FÁRMACOS
Efecto de la berberina en los CYP y la Gp-P
Muchos estudios in vitroy en animales han reportado interacciones entre la berberina y los CYP o Gp-P.  Esta posible interacción debe considerarse cuando la berberina o los productos que contienen berberina se administran simultáneamente con sustratos de CYP2D6, CYP2C9 o CYP3A4. La dosis habitual de berberina oscila entre 100 y 300 mg , y no está claro si 100 mg tiene un efecto significativo en las actividades de CYP2D6, CYP2C9 o CYP3A4. En un estudio en animales, el efecto de la berberina en la actividad de los CYP muestra un efecto dependiente de la dosis.

ESTUDIOS CLINICOS EN DIFERENTES SISTEMAS DE ÓRGANOS

1.ENDOCRINO
a.Diabetes
Los estudios en animales han mostrado efectos hipoglucemiantes prometedores, y se han propuesto varios mecanismos para la actividad antidiabética de la berberina, incluyendo el aumento de la sensibilidad a la insulina, la modulación de la microbiota intestinal, la activación de la vía AMPK, estimulando la glucólisis en células del tejido periférico, inhibiendo la gluconeogénesis en el hígado, aumentando el transportador de glucosa y regulando al alza la expresión del ARN del receptor de lipoproteínas de baja densidad hepática.

El ensayo clínico más grande sobre el efecto hipoglucemiante de la berberina es un estudio multicéntrico, doble ciego, aleatorizado y controlado en paralelo que se realizó entre junio de 2015 y octubre de 2018 en 300 pacientes. Restamos a la espera de la publicación de datos.

En otro estudio piloto, para evaluar la eficacia y seguridad de la berberina en el tratamiento de pacientes con diabetes mellitus tipo 2, se asignó a 84 adultos con diabetes mellitus tipo 2 recién diagnosticados para tratar con metformina o berberina (0,5 g, 3 veces al día) durante 3 meses. El efecto hipoglucemiante de la berberina fue comparable con la metformina. Los niveles de la HbA1c disminuyeron en el grupo de la berberina. En este estudio, la berberina también redujo la HbA1c en pacientes con diabetes mal controlada de 8.1 ± 0.2% a 7.3 ± 0.3% (p <0.001). Veinte de los pacientes (34.5%) experimentaron efectos adversos gastrointestinales transitorios.

En una revisión sistemática, se incluyeron 14 ensayos controlados aleatorios con 1.068 participantes, y los resultados de estos estudios se sometieron a un metanálisis. Se ha llegado a la conclusión de que la berberina parece ser eficaz en el tratamiento de la hiperglucemia y la dislipidemia en pacientes diabéticos y que no tiene efectos adversos graves. Sin embargo, debido a la baja calidad metodológica, el número limitado de ensayos y el tamaño pequeño de la muestra, estas evidencias deben interpretarse cuidadosamente. Otra ventaja es que la berberina no presenta reacciones adversas graves.

b.Síndrome de ovarios poliquísticos
El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es una afección endocrina prevalente con importantes consecuencias endocrinas, cardiovasculares y metabólicas. La hiperinsulinemia y la resistencia a la insulina tienen un papel clave en la patogénesis del SOP que se caracteriza por disfunción ovulatoria, hiperandrogenismo y presencia de ovarios poliquísticos.

La berberina es un sensibilizador eficaz de la insulina y tiene propiedades similares a la metformina. La berberina se ha utilizado para recuperar la resistencia a la insulina y para mejorar la inducción de la ovulación en pacientes con SOP. La administración de berberina sola (0,4 g tres veces al día durante 4 meses) ha mejorado la tasa de ovulación y el patrón menstrual en 102 pacientes anovulatorias con SOP. La berberina también disminuyó la resistencia a la insulina, CT, TG, LDL-C y globulina fijadora de hormonas sexuales en mujeres con SOP de peso normal.
En un ensayo clínico aleatorizado en 150 mujeres infértiles con SOP sometidas a tratamiento de FIV, se evaluaron los efectos clínicos, endocrinos y metabólicos de la berberina en comparación con la metformina en mujeres con SOP consideradas para la FIV. Tres meses de tratamiento con metformina o berberina antes del ciclo de la FIV redujeron la incidencia del síndrome de hiperestimulación ovárica grave y aumentaron la tasa de embarazos. Además, el tratamiento con berberina, en comparación con la metformina, se asoció con menos efectos adversos gastrointestinales y en la reducción de los parámetros lipídicos y el IMC.

2.EFECTOS CARDIOVASCULARES
a.Síndrome metabólico
El síndrome metabólico se caracteriza por un grupo de anomalías metabólicas que incluyen obesidad, dislipidemia, hipertensión y diabetes mellitus tipo 2. En los últimos años, muchos estudios han proporcionado evidencia de los efectos protectores de varias plantas medicinales frente el síndrome metabólico, incluidas la vid (Vitis vinifera L.), la cayena (Capsicum annuum L.),el mangostán (Garcinia mangostana L.), el azafrán (Crocus sativus L.) , la canela (Cinnamomum verum L.), el romero (Rosmarinus officinalis L.) y el ajo (Allium sativum L.).

La administración de berberina (500 mg antes de las comidas durante 3 meses) en un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo en 24 pacientes con síndrome metabólico condujo a una mejoría del síndrome y una reducción de la presión arterial sistólica, reducción de la circunferencia de la cintura y reducción de triglicéridos y secreción de insulina. Después de 3 meses de tratamiento con berberina en dosis más pequeñas (0,3 g tres veces al día), todavía se podía continuar mejorando la sensibilidad a la insulina.

b.Efecto hipolipemiante
Las estatinas son fármacos de primera elección en pacientes hipercolesterolémicos. Sin embargo, entre el 10% y el 15% de los pacientes son intolerantes a las estatinas, incluso a dosis bajas. La berberina se ha identificado como molécula eficaz para reducir el colesterol por varios mecanismos.

Hay tres revisiones sistemáticas en ensayos controlados aleatorios sobre los efectos hipolipemiantes de la berberina. El análisis de estos ensayos clínicos mostró que la administración de berberina produjo una reducción significativa en los niveles de colesterol total, TG y LDL-c y un aumento notable en las HDL-c.

3.ACTIVIDAD ANTICANCERÍGENA
Se ha demostrado que la berberina tiene un amplio espectro de actividades citotóxicas en numerosas células cancerosas, incluido el cáncer colorrectal, mama, de ovario, de páncreas y leucemia entre otros. La berberina previno el crecimiento, la migración y la invasión in vitroe in vivode células de cáncer colorrectal mediante la inhibición de las vías de señalización STAT3-MMP-2 / MMP-9 y COX-2 / PGE2-JAK2. A pesar de los numerosos estudios in vitroy algunos estudiosin vivo que se han realizado sobre las actividades anticancerígenas y quimiopreventivas, existen pocos estudios clínicos en humanos sobre el efecto anticancerígeno en la berberina. En un estudio aleatorizado, doble ciego, en 90 pacientes con cáncer de pulmón no microcítico (CPNM), se evaluaron los efectos protectores de la berberina sobre la lesión pulmonar inducida por radiación (RILI) en pacientes (CPNM) tratados con radioterapia. La incidencia de RILI fue significativamente menor en el grupo de CPNM a las 6 semanas y 6 meses en comparación con el grupo de control (45,2% frente a 72,1% y 35,7% frente a 65,1%, respectivamente. La berberina también ha demostrado ser efectiva en los síntomas intestinales agudos inducidos por la radiación abdominal o pélvica.

4.TRACTO GASTROINTESTINAL
a.   Antidiarreico
La berberina se ha utilizado ampliamente para el tratamiento de la diarrea y la gastroenteritis en China durante mucho tiempo. Varios efectos farmacológicos, incluida la inhibición de la contracción del músculo liso, la inhibición de la acumulación de fluido intestinal y la secreción de iones, antiinflamatorios y antimicrobianos pueden contribuir al efecto antidiarreico de la berberina. Los resultados de los ensayos clínicos han demostrado una buena mejoría clínica en la diarrea infecciosa y el síndrome del intestino irritable con predominio de diarrea.

En un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, en 196 pacientes con síndrome de intestino irritable con predominio de diarrea (SII-D), la administración diaria de 400 mg de berberina dos veces al día durante 8 semanas redujo los síntomas del SII-D, incluida la reducción de la frecuencia del dolor abdominal (p <0,01), la frecuencia de diarrea (p = 0,032) y la necesidad urgente de la frecuencia de defecación.

b.   Antibacteriano
Se ha demostrado que la berberina tiene actividad antibacteriana contra varias bacterias, como Actinobacillus pleuropneumoniae L., Shigella dysenteriae L., Streptococcus agalactiae L. Helicobacter pylori L. La berberina tiene un efecto sinérgico con algunos antibióticos comunes, y esto sugiere el uso potencial de la berberina en combinación con otros antibióticos como una herramienta terapéutica eficaz para las infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos.

TOXICOLOGÍA
En general, la berberina ha mostrado una toxicidad y efectos secundarios muy bajos en estudios con animales. En los seres humanos, algunos estudios clínicos informaron solo reacciones gastrointestinales leves, como diarrea o estreñimiento. Hay algunos informes que indican que la berberina puede causar kernicterus en niños con deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.

CONCLUSIÓN
B. vulgaris y su principio activo, la berberina, tienen varias propiedades farmacológicas y aplicaciones terapéuticas multiespectro. Un número relativamente grande de estudios clínicos mostrados en esta revisión muestran sus actividades terapéuticas en el tratamiento de diferentes enfermedades, como diabetes, hiperlipidemia, cáncer, hipertensión, síndrome metabólico, síndrome de ovario poliquístico en sujetos humanos. Para otras enfermedades como el cáncer, la hipertensión y el accidente cerebrovascular, los ensayos clínicos disponibles son escasos, y se necesitan más estudios clínicos para posicionar la berberina en el tratamiento de estas afecciones.

Imenshahidi M, Hosseinzadeh H. Berberine and barberry (Berberis vulgaris): A clinical review. Phytother Res. 2019 Mar;33(3):504-523.